APRUEBA EL ABORTO TARDÍO

Así es la nueva -y terrorífica- ley del aborto del Estado de Nueva York

|

El pasado 22 de enero el Senado de Nueva York aprobó la nueva ley del aborto, por 38 votos a favor y 24 en contra. Una nueva ley que permite, ahora les explicamos cómo, el aborto hasta el día antes del nacimiento.

En la justificación argumental de la norma los senadores, en nombre del pueblo de Nueva York, señalan que los cuidados de “salud reproductiva, incluyendo la contracepción y el aborto”, constituyen un “componente fundamental de la salud, igualdad y privacidad de una mujer”.

Por tanto, y para garantizar ese ‘derecho universal al acceso al aborto’, modifican la anterior Ley de salud pública para aprobar esta nueva, la ley de salud reproductiva, que además modifica el código penal y deroga fragmentos de la ley de educación.

¿Qué supone?

Con esta nueva norma, según el texto aprobado en Nueva York, “todo individuo tiene el derecho fundamental a elegir o rechazar la contracepción y la esterilización”.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

Además, “todo individuo que se queda embarazado (sic) tiene el derecho fundamental a elegir seguir adelante con el embarazo, dar a luz a un niño, o practicarse un aborto”.

Bajo estos supuestos, un profesional sanitario podrá practicar un aborto cuando “de acuerdo a su buena fe profesional y las especificidades del paciente: el paciente esté en las 24 primeras semanas de embarazo, haya ausencia de viabilidad fetal o el aborto sea necesario para proteger la salud o vida del paciente”.

Es esta última parte del artículo la que consagra, de hecho, el aborto hasta el nacimiento ya que, bajo esa premisa de salud de la paciente, cualquier sentimiento de rechazo al embarazo es suficiente para considerar que la salud psicológica de la paciente está en riesgo.

La ley, aprobada el día del aniversario del fallo Roe vs Wade que legalizó el aborto en Estados Unidos en 1973, también transfiere esta práctica del código penal al código de salud. Además, se blinda de esta forma la legalidad del aborto en el estado de Nueva York, incluso si la Corte Suprema, tal como ha pedido Donald Trump, deroga la sentencia Roe vs Wade.

Lo que para el gobernador de Nueva York, Andrew M. Cuomo, supone “una victoria histórica para los neoyorquinos” es para los obispos de Nueva York “un capítulo triste” para la historia: “Nuestro estado se ha convertido en un lugar más peligroso para las mujeres y sus bebés no nacidos”, han dicho.

Noticia… pero no tanto

Más allá de la ratificación pública del derecho a matar consagrada por el Senado de Nueva York, la realidad es que son muchos los estados de Norteamérica en los que se practica el aborto tardío: Alaska, Colorado, Colombia, Nueva Jersey, Nuevo México, Oregón y Vermont, según señala la Fundación Kaiser Family, son, en la práctica, escenarios de abortos tardíos bajo esa mortífera premisa de la ‘salud’ de la madre.

¿Qué es un aborto tardío?

Para llevar a cabo un aborto cuando la mujer está en avanzado de gestación, los abortistas -denuncia la escritora y portavoz Lisa Bevere- inyectan en el no nacido un “líquido nocivo que acabará con su vida provocando al bebé, por supuesto, un insoportable dolor”. El aborto por desmembramiento es otra de las posibles torturas a que puede ser sometido el no nacido en virtud de esta terrorífica ley.