INMIGRACIÓN

Ceuta intensificará los controles fronterizos para reducir la llegada de ilegales

|

«Se van a intensificar los controles en la frontera, algo que no es fácil y para lo que hacen falta más medios», ha señalado Vivas.

La Junta Local de Seguridad de Ceuta ha acordado este lunes en una reunión monográfica para analizar la situación del Puerto ante la presión migratoria de menores y adultos que pretenden llegar a la Península como polizones «incrementar» los controles en la frontera del Tarajal y estudiar la ejecución de obras «estructurales» para «blindar» el acceso a los muelles, donde desde principios de 2019 «se han registrado 1.400 incidencias frente a las mil de todo el año pasado».

Según ha explicado en declaraciones a los medios el presidente de la Ciudad, Juan Vivas (PP), los representantes de la Delegación del Gobierno, el Ejecutivo local, la Autoridad Portuaria y las distintas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han pactado «cortar la hemorragia» primero y «curar la herida» después.

«Se van a intensificar los controles en la frontera, algo que no es fácil y para lo que hacen falta más medios», ha señalado Vivas, quien ha detallado que Interior espera disponer «en breve» de los medios tecnológicos de «frontera inteligente» que está colocando en el Tarajal con el fin de «impedir el acceso de los adultos y menores migrantes argelinos y marroquíes que solo entran en Ceuta para intentar llegar a la Península».

En paralelo se va a solicitar a Puertos del Estado que declare «de emergencia para que comiencen cuanto antes aunque no haya presupuesto» las obras «estructurales» que es preciso acometer en el perímetro de los muelles, trabajos que la Administración autonómica está dispuesta a financiar pese a no ser de su competencia, y que se destinen «más medios de la Policía Nacional, la Portuaria, la Local y la Guardia Civil, cada una dentro de sus funciones», a la vigilancia del Puerto.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

El presidente de Ceuta ha vuelto a pedir «auxilio y socorro» al Estado «para sacar de Ceuta a los migrantes y que la ciudad no se convierta en un macro-contenedor». «Es insostenible que en 2017 tuviésemos 170 menores extranjeros no acompañados en el Centro de Realojo Temporal de ‘La Esperanza’ y que actualmente haya 370, por lo que reiteramos la necesidad de propiciar su retorno con sus familias, que sería lo mejor, o su traslado a la Península, como la salida de los adultos de origen argelino», ha indicado Vivas.

El Gobierno de Ceuta pretende que el Ejecutivo central «traslade del Puerto al Tarajal la frontera real de la ciudad autónoma», a la que los ciudadanos del país vecino residentes en la provincia de Tetuán pueden acceder sin visado con la única condición de no quedarse a dormir gracias a una excepción en el Tratado de Schengen.

La Delegación ha avanzado que «grupos de trabajo en los que participarán el Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil, la Policía Local y la Policía Portuaria» serán los encargados de «proponer las soluciones que se consideren más adecuadas» y de «confeccionar protocolos de actuación para abordar las diferentes situaciones de inseguridad que afectan al Puerto con el objetivo de resolver los problemas que se están produciendo».