PUBLICIDAD
¿A QUIÉN VA A VOTAR?

Concha Velasco, ‘católica, de Valladolid y española’, desmonta las frivolidades del ‘Me too’

|

Afirma que el ‘me too’ a veces es «frívolo»: «A mí nunca nadie me va a prohibir que vea una película de Kevin Spacey».

La actriz Concha Velasco, que recibirá el premio Max de Honor de la Fundación SGAE en una gala en Valladolid el próximo 20 de mayo, ha afirmado antes de la campaña electoral que no desvalará el candidato al que votará porque no le «da la gana», si bien ha reiterado la importancia de participar con el voto.

PUBLICIDAD

«No quiero decir a quién apoyaré porque no me da la gana, pero lo que tengo claro es que no se puede dejar de votar. Hay gente en el mundo que muere porque no tiene la posibilidad de votar y no hacerlo es como lo de no poner vacunas a los niños. De hecho, si yo dejo de votar tengo la sensación de que se aparecería mi madre y me da una hostia», ha bromeado en una entrevista con Europa Press la actriz de 79 años.

En cualquier caso, lo que ha dejado claro es que no se arrepiente de su apoyo público en 2008 al por entonces presidente del Gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero. «No me arrepiento de nada, porque yo soy socialista y no he dejado de serlo. De hecho, yo siempre me pongo así, como Concha Velasco, católica, de Valladolid y española», ha aseverado.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

Estos últimos años, Velasco está viviendo el auge del femenismo en la cultura, que llega a través de movimientos como ‘me too’. Para la actriz, se trata de algo «bueno, pero que en ocasiones es algo frívolo también». «La gente se olvida de que también se puede decir que no, a veces te dicen que no había más remedio que acceder (a propuestas deshonestas), pero yo he tenido que dormir en la calle», ha lamentado.

De hecho, también califica como «frivolidad excesiva» el hecho de prescindir para nuevos proyectos de actores o directores que estén bajo sospecha, así como de dejar de ver sus películas. «A mí nunca nadie me va a prohibir que vea una película de Kevin Spacey, que esté maravilloso en ‘American Beauty’, o a Brando en ‘El último tango en París’, porque son dos grandísimos actores», ha defendido.

Velasco ha reiterado que la de actor es una profesión «muy sincera» en la que siempre ha habido personas «avanzadas» trabajando. «Aquí nunca jamás se le ha preguntado a la gente si era de derechas o de izquierdas o si entraba o salía de los armarios», ha defendido, lamentando que «la gente sea tan olvidadiza».

PUBLICIDAD

¿Una retirada?

La actriz ha confirmado que tiene intención de seguir en la profesión por muchos años, pese al «amago» de retirada que tuvo el año pasado. «Es que me dieron la medalla de oro de Valladolid en un acto con los tres últimos alcaldes de la ciudad y era el día del estreno de ‘El funeral’, me puse así en ese momento…», ha explicado.

Así, ha explicado que entre sus próximos proyectos está la obra ‘La metamorfosis’, con David Serrano, así como la participación en dos nuevas temporadas de ‘Las chicas del cable’, la serie de Netflix. En el caso del cine, su vuelta parece «más difícil», especialmente después de haber rechazado dos papeles de los que luego se ha «arrepentido» -sólo desvela uno de ellos, en la película ‘Mi querida cofradía’-.