PUBLICIDAD

El fiasco del boicot LGTBI a la tercera cadena de comida rápida de EE.UU

|

Todo ocurrió cuando el CEO de la cadena de comida rápida Chick-fil.A, se mostró públicamente partidario del matrimonio natural y cuestionó el matrimonio entre personas del mismo sexo. A partir de ese momento el colectivo LGTB y el progresismo se les echó encima. Desde manifestaciones en las puertas de sus establecimientos hasta sabotajes en las aperturas de nuevos restaurantes pasando por presiones a suministradores y, por supuesto, el llamamiento a que los liberales no fueran a comer allí. La cadena de comida rápida más odiada de la izquierda norteamericana parece sin embargo, pese a las coacciones sufridas, haber aumentando sus ventas vertiginosamente. Desde que comenzó la cruzada de boicot contra el “imperio del pollo” en 2012 las ventas se han duplicado.

No solo eso, sino que la cadena se ha convertido en el tercer restaurante más grande de los EE.UU., por detrás de McDonald’s y Starbucks, y ha abierto 700 nuevos restaurantes desde que comenzó el acoso.  Hay ya más de 2.400 Chick-fil-A distribuidos por el país. Las ventas por internet de Chick-fil-A también se han incrementado y el restaurante se ha convertido en la cadena de comida rápida preferida por los adolescentes. La compañía, además, ha iniciado su proceso de internacionalización, abriendo en Canadá.  

PUBLICIDAD

En fin, la marca no solo ha duplicado sus ventas en los últimos años, sino que lleva cuatro años consecutivos ganando el premio al establecimiento de comida rápida mejor valorado por los clientes.

Parece, pues, que las presiones ideológicas, las venganzas de género, las persecuciones de la progresía, no tienen demasiado impacto sobre el paladar de los clientes, la relación precio-calidad y el balance final del negocio. Alguien, incluso, opina al respecto que dichas presiones no han hecho más que servir de marketing para la compañía y que el efecto ha sido justo el contrario del perseguido. 

Suscríbete a nuestro nuevo canal

Querían cerrarle la tienda y la han potenciado hasta situarla en la tercera cadena del país. 

PUBLICIDAD