PUBLICIDAD

Relacionan 6.000 muertes con medicamentos bloqueadores de la pubertad utilizados para tratamientos transexuales en niños

|

Según informa la prestigiosa página web lifesitenews, el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS) investiga una serie de medicamentos utilizados para bloquear el desarrollo sexual normal entre niños y adolescentes que están en «transición» hacia el sexo opuesto. Dichos tratamientos están siendo relacionados con más de 6000 muertes. Los medicamentos en cuestión se utilizan para reducir los niveles de testosterona y estrógeno, que son los componentes básicos del desarrollo sexual y la función sexual.

El uso de estos medicamentos en otras áreas de la medicina, para combatir el cáncer de próstata, por ejemplo, se ha asociado con afecciones médicas graves, incluidos casos de trastornos del sistema nervioso y psiquiátricos, insuficiencia cardíaca, convulsiones, dolor en las articulaciones, deterioro óseo y otros efectos adversos. 

PUBLICIDAD

La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) ha llegado a identificar más de 41.000 reacciones adversas entre los años 2004 y 2019 asociadas al uso de Leuprolide, que incluye Lupron y medicamentos similares utilizados habitualmente por clínicas de género en sus tratamientos trans. Casi 26,000 de estos fueron clasificados como «casos graves», que incluyeron más de 6,000 muertes. 

La FDA indicó que entre los niños de 3 a 17 años que habían tomado Leuprolide, se produjeron casi 1.500 reacciones adversas, de las cuales más de 700 fueron «graves» y de las que 11 causaron la muerte. De los casos que dieron resultado de muerte, el medicamento se estaba usando para retrasar la pubertad, tratar el trastorno del crecimiento, como terapia farmacológica y como terapia de supresión hormonal, entre otras cosas. 

Suscríbete a nuestro nuevo canal

En el Reino Unido, cerca de 1.200 niños menores de 15 años han sido tratados por el Servicio de Desarrollo de Identidad de Género (GIDS) en 2018. De estos, 63 tomaron medicamentos para bloquear o pausar su desarrollo sexual normal.

En agosto, el ministro de salud mental, Jackie Doyle-Price, dijo al Parlamento que se examinará la ética del servicio porque los efectos del tratamiento pueden ser «irreversibles». Según el Daily Mail, el propio ministro señaló la posibilidad de que dicho servicio haya actuado sin control público.

En 2018, la Ministra de la Mujer y la Igualdad, Penny Mordaunt, solicitó una investigación sobre las razones que pudiera haber detrás de un aumento del 4,400 por ciento del número de tratamientos trans en los últimos 10 años. Las redes sociales y los planes de estudio escolares pueden estar en el origen de dicho incremento. Algunos miembros del Parlamento Británico ya habían expresado su preocupación sobre por qué a los niños, algunos de apenas 10 años, se les recetaban potentes medicamentos y aplicaban cirugías no reversibles. 

PUBLICIDAD

Hay tal avalancha de solicitudes de menores que quieren cambiar de sexo en el Reino Unido, informa lifesitenews, que los médicos han decidido realizar entrevistas con ellos a través de Skype. Los expertos dicen que los niños que toman bloqueadores de la pubertad y luego hormonas del sexo opuesto como parte de su transición sexual pueden sufrir graves daños, incluida la esterilidad y otros problemas de salud.

Cinco médicos han renunciado a trabajar en los Servicios de Desarrollo de Identidad de Género del Reino Unido, y han denunciado haber recibido presiones para recetar a menores medicamentos bloqueadores de la pubertad sin una evaluación clínica suficiente y sin haber informado suficientemente a los menores sobre los efectos adversos de dichos tratamientos. 

Voces autorizada, que han participado en dichos servicios o en los laboratorios que fabrican los medicamentos, han señalado que el proceso del cambio de sexo debe frenarse para que se puedan abordar los «problemas complejos» que enfrentan los niños y sus «sentimientos sobre el género».

«Cuando las personas están bajo presión, tienden a aislar una solución, que es tomar medicamentos bloqueadores de hormonas», agregó Evans. «Es necesario pensar mucho más antes de proporcionar medicamentos potentes que cambien los cuerpos y puedan tener profundos efectos psicológicos».

Según el informe anual de AbbVie, la compañía que produce Lupron, las ventas solo en EE.UU. de dicho medicamento alcanzaron en 2017 la cifra de 669 millones de dólares.

PUBLICIDAD