X

Editorial. Sánchez se va de farándula y abandona a la Guardia Civil en su dolor

Editorial. Sánchez se va de farándula y abandona a la Guardia Civil en su dolor

En esta noticia se habla de :

Premios Goya: Sánchez opta por el glamour de la ceja y abandona en su dolor a la Guardia Civil

Desde que llegó al poder, Pedro Sánchez  no ha dejado de retratarse ante la triste Historia de estos últimos años. Hay días en que se ha retratado políticamente como un impostor, desdiciéndose de lo dicho o de lo prometido o “helando la sangre” a propios y ajenos o negociando con un prófugo su investidura; y hay días en que se ha retratado como un oportunista completamente amoral y sin la más mínima empatía personal. Este fin de semana Pedro Sánchez ha alcanzado un peldaño más en su falta de humanidad, su ausencia total de solidaridad y su falta de sentido del deber. Porque el deber de un presidente, en la hora triste de los atentados terroristas o de asesinatos como los de Barbate, es estar con los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado

Este fin de semana Pedro Sánchez tenía dos opciones: el glamour de los Goya o del dolor de la Guardia Civil y de las familias de los guardias asesinados mientras luchaban contra el narcotráfico. Podía ir a Valladolid o podía ir a Cádiz, o podía ir incluso a los dos sitios, si tanto le importaba darse un baño de halagos y horteradas con Ana Belén, Pedro Almodóvar y todos los miembros de la troup, que son de una pereza inenarrable. Pero donde no podía dejar de ir es a la capilla ardiente, al entierro, al funeral, a cualquiera de los actos que la Guardia Civil ha celebrado para despedir a sus hombres.

Mal está ser un irresponsable y haber suprimido, por esos caprichos del césar,sin justificación algunay Marlasca mediante, el Organismo de Coordinación del Narcotráfico, en el que trabajaban sin descanso 130 hombres altamente especializados. Mal está haber abandonado a su suerte a la Comandancia de Algeciras, que carece de medios y de personal para hacer frente a la mayor avalancha de la historia de narcotraficantes y drogas, que entran sin cesar por la costa gaditana. Pero cuando un presidente del gobierno, además de no ocuparse de semejante problema, abandona al Instituto Armado, a sus miembros y a las familias de los agentes asesinados en acto de servicio, entonces ese presidente es sencillamente indigno del cargo.

A la ceja le importa un bledo el tricornio; a Pedro Sánchez, también

Hay rasgos de carácter que definen a las personas. Sánchez es ese tipo de presidente del gobierno que, entre asistir a la capilla ardiente de los guardias civiles asesinados y marcharse a la fiesta glamurosa de los Goya, ha optado por la pajarita, el champán, la alfombra roja y la farándula.

No tuvo tampoco el decoro, la sensibilidad o la empatía de hacer declaración alguna sobre el dolor de los guardias civiles. Tampoco los señoritos del poder cultural, que se hinchan a subvenciones mientras no hay dinero para luchar contra el narco, lo hicieron. La falta total de sentimiento, de afecto, de delicadeza hacia el dolor de las familias que se han quedado rotas y solas, de toda esa gente vanidosa y supérflua, vestida de gala y enseñando escote, pone los pelos de punta. A la ceja le importa un bledo el tricornio. A Pedro Sánchez, por lo que se ve, también.

El bulletin

Del ToroTv

Suscríbete y disfruta en primicia de todos nuestros contenidos