La abstención de JxCat permitiría a Sánchez ser investido presidente con el apoyo de Podemos, PNV, PRC y Compromís

|

La abstención de Junts per Catalunya (JxCat) que preconizan sus diputados en prisión preventiva permitiría al socialista Pedro Sánchez superar la investidura, en la segunda votación del Congreso, con el único apoyo de Unidas Podemos, PNV, Partido Regionalista de Cantabria (PRC) y Compromís, y aunque los separatistas de Esquerra votaran en contra.

Los diputados de JxCat Jordi Turull y Josep Rull, con el apoyo del tercero de los parlamentarios presos del partido, Jordi Sànchez, han enviado una carta a la dirección de la formación en la que apuestan por la abstención en el debate de investidura.

Los tres diputados, que se mantienen en prisión provisional esperando la sentencia del Tribunal Supremo, están suspendidos de funciones por la Mesa del Congreso en aplicación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, dado que están procesados por un delito de rebelión.

Por tanto, ellos no votarán en el Pleno, pero lo que piden es que los otros cuatro diputados de Junts se abstengan. La coalición no ha fijado posición, si bien su portavoz, Laura Borràs, viene diciendo que no se dan las condiciones para facilitar la investidura de Pedro Sánchez.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

173 frente a 170 en contra

Si finalmente todos los votos de Junts se pasan a la abstención, se rebaja el listón que necesita Sánchez para ser elegido. Por el momento, el PSOE sólo tiene suscrito el apoyo del diputado del PRC, José María Mazón, pero aspira a sumar los 42 de Unidas Podemos, los seis del PNV -con quien acaba de firmar un pacto en diputaciones y alcaldías- y el de Compromís -partido con el que gobierna en la Comunidad Valenciana-.

En total, son 173 votos factibles en favor de Pedro Sánchez, mientras que el PP, Ciudadanos y Vox, que ya han anunciado expresamente su voto en contra, suman 147. El ‘No’ podría llegar a 151 con los dos de Coalición Canaria y los dos de UPN -de la coalición Navarra Suma UPN-PP-Cs-, e incluso llegar a 170 si también se oponen ERC y Bildu. En ese contexto, Pedro Sánchez superaría la investidura en segunda votación (la primera requiere mayoría absoluta y a priori está descartada).

Ahora bien, si Junts no sigue la estrategia planteada por sus presos y mantiene el voto en contra, aunque sólo sean los cuatro diputados que no están suspendidos, la investidura fracasaría por un solo voto.

En ese caso, la otra llave la tendrían ERC, que ya abrió la puerta a la abstención de sus catorce diputados en activo (el decimoquinto es Oriol Junqueras, que también está suspendido), o incluso Bildu, si sus cuatro representantes no votan en contra.