PUBLICIDAD

Carta abierta a Ábalos de un guardia civil retirado votante de VOX

|

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, no tuvo reparos en comparar a los votantes de VOX con los proetarras de Bildu.

Pero estas declaraciones han encontrado respuesta en un miembro de la Guardia Civil retirado «en acto de servicio», como él mismo asegura en una misiva dirigida al también ministro de Fomento en funciones.

PUBLICIDAD

A continuación puede leer íntegramente la carta de este agente de la Benemérita:

«Como miembro de la guardia civil retirado “en acto de servicio” como consecuencia de atentado terrorista y como votante de VOX, te voy a explicar cuatro cosas que espero te hagan llegar y tengas la valentía de leer.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

Como he dicho en el encabezamiento, me encuentro retirado “en acto de servicio” como consecuencia de atentado (a Dios gracias sin graves consecuencias) tras una estancia en el País Vasco como “Escolta de Personalidades” entre las cuales se hallaban miembros de la judicatura, miembros del Partido Popular y miembros también de tu partido el PSOE, todos ellos (todos vosotros) en el punto de mira de ETA y de sus acólitos.

Mi época en el País Vasco como escolta no fue la más dura. Me tocó los años 1999, 2000 y 2001 pero la tensión era la misma cada vez que os acompañábamos. Insultos, amenazas, vejaciones, riesgo evidente de atentado y todo, absolutamente todo, para proteger vuestra vida aún exponiendo la mía y la de mis compañeros. Todo, absolutamente todo para que pudieseis continuar llevando una vida más o menos normal y pudieseis seguir expresando vuestras ideas con total libertad. Todo, absolutamente todo arriesgando nuestra (mi) propia vida y sacrificando mi vida personal y familiar por proteger la vuestra.

Esos que amenazaban vuestras vidas y de quienes os protegíamos, han dejado tras de sí un rastro de más de 800 muertos entre ellos más de 200 compañeros de la Guardia Civil y unos cuantos políticos de tu propio partido. Esos miserables asesinos que tras ese fin de la violencia armada tan surrealista al que le hemos abocado las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad a lo largo de los años con nuestro esfuerzo y dedicación, hoy han conseguido sentar en las instituciones a sus representantes “gracias” entre otras cosas, a la bajada de pantalones a la que se sometió el ínclito José Luis Rodríguez Zapatero tal como estamos conociendo tras levantarse el secreto de las famosas “actas de negociación con ETA”.

PUBLICIDAD

Esos mismos asesinos y sus representantes con los que ahora, en claro desprecio a los que dieron su vida por proteger la vuestra y a los que nos jugamos la nuestra por protegeros, preferís sentaros, hablar, negociar y ceder a muchas de sus pretensiones.

El otro día, José Luis, te escuché decir en una entrevista que los votantes y simpatizantes de VOX eran igual que los de BILDU, representantes de aquellos que asesinaron a mis compañeros de la Guardia Civil, a tus compañeros de partido y representantes también de aquellos asesinos de los que yo os protegía a costa de mi propia vida.

Esas palabras han ocasionado en mi una mezcla de sentimientos. Unos sentimientos que jamás esperé que un miembro del gobierno de mi nación me hiciera despertar. Sentimientos de pena, de lastima, de vergüenza, de dolor, de humillación, de rabia… de asco.

Soy simpatizante, votante de VOX y con el corazón verde por mi pasado y presente de la Guardia Civil, y digo “presente” porque un guardia civil no se retira nunca. Siempre será guardia civil.

Con esas dos premisas y teniendo en cuenta todo lo que te he contado anteriormente, siento vergüenza, asco y dolor, al ver como tus miserables palabras me colocan al lado de esos asesinos. Me estás colocando a mi, que arriesgué mi puta vida por proteger la vuestra, al lado de los asesinos. Me estás colocando a mi, que me jugué literalmente la vida para que vosotros podáis desempeñar vuestras funciones con total libertad, me estás colocando al lado de esos que amenazaban vuestra vida y la mía.

PUBLICIDAD

Ahora mismo siento que todo el esfuerzo, todo el riesgo corrido y hasta mi retiro “en acto de servicio” como consecuencia de atentado terrorista provocado por esos con los que ahora me comparas, ha sido inútil. No ha servido para nada.

Es vergonzoso que por el mero hecho de pertenecer a un partido político legal y con 24 diputados en el Congreso, te permitas el lujo de compararme con esos asesinos. Los mismos, te lo recuerdo, con los que os habéis bajado los pantalones, negociado y cedido en la época de Zapatero. Los mismos de los que yo os protegía a costa de mi propia vida.

Pero te lanzo un reto. ¿Serías capaz de decirme a la cara, en una charla distendida tomando un café, que soy igual que los de BILDU? ¿Tendrías los cojones de sentarte conmigo, que me jugué la vida protegiendo la vuestra de esos terroristas y decirme a la cara que soy igual que ellos?.

Ahí te dejo el reto aunque soy muy consciente de que tu cobardía hará que lo desestimes. Pero hay que ser muy miserable para hacer semejante comparación.

Como he dicho, “gracias” por hacer que todo haya sido inútil. Gracias por hacer que todo lo arriesgado haya sido en vano. Gracias por nada, José Luis».

Pedro G. D.