LA DERIVA IDEOLÓGICA DEL PP VASCO

Casado, Maroto y Oyarzábal: la equidistancia del PP con VOX y Bildu

|

El nuevo Partido Popular de Pablo Casado no tiene reparos en admitir que le unen los mismos principios con VOX y con Bildu.

Juan Carlos Cano, el candidato del PP a diputado general de Guipúzcoa, aseguró que no comparte el acuerdo alcanzado por su formación con VOX en Andalucía: «Me he leído los más de 30 puntos del acuerdo, que son más principios generales, aunque se han vendido más las burradas que planteaba VOX, porque VOX ha utilizado ese escenario para venderse en toda España».

«No tengo nada que me una con VOX, aunque en uno o dos temas de gestión pueda coincidir, como puedo coincidir con EH Bildu», sentenció.

«A mí no me caen las prendas votar conjuntamente con ellos y nadie pensaría que PP y EH Bildu estaríamos haciendo pinza. Con VOX, igual», aseveró.

El caso Oyarzábal

La deriva ideológica del Partido Popular del País Vasco no es nueva. Con Javier Maroto -mano derecha de Casado- e Iñaki Oyarzábal a la cabeza, comenzó un «proceso renovador» que llevó a la formación a abandonar sus valores tradicionales y despreciar la labor de las organizaciones de víctimas del terrorismo, a las que no tuvo reparos en calificar como «radicales y ultras».

Suscríbete a nuestro nuevo canal

La expresidenta de su partido, María San Gil, fue el centro de las críticas de Oyarzábal, que lideró una purga interna dentro de la formación para debilitar las voces discrepantes. «Hace ya tres años que el PP vasco decidió afrontar el futuro desde la moderación y tratando de construir un partido más abierto con Antonio Basagoiti a la cabeza y yo creo que respaldado también por nuestros electores», sentenció.

La controvertida trayectoria de Oyarzábal está plagada de desprecios a las víctimas del terrorismo. Durante la sesión constitutiva del Parlamento vasco después de las elecciones autonómicas, un fotógrafo captó una instantánea dramática: en un corrillo, junto a la líder del PNV en Vizcaya, Itxaso Atutxa, coincidieron Arnaldo Otegi y Oyarzábal.

El que fuera portavoz del PP vasco aparecía compartiendo confidencias y risas con Otegi, condenado por pertenencia a ETA, en una fotografía que causó estupor entre aquellos que han sufrido los estragos del terrorismo.

Maroto y los acuerdos con Bildu

Durante sus años como alcalde de Vitoria, Maroto siguió la línea impuesta por el PP vasco y dejó a un lado a las víctimas del terrorismo. El secretario de Organización no tuvo reparos en pactar con todos los partidos presentes en el Consistorio, incluido Bildu.

«Hay municipios en Euskadi en los que, aunque PP y Bildu coincidan en sus prioridades, no votan juntos. Y esto nos hace distintos en Vitoria. A lo mejor es cuestión de talante», aseguró.

El popular y Antxon Belakortu, por aquel entonces líder de Bildu en Vitoria, demostraron mantener una buena relación política y personal durante la legislatura. «Los políticos que no entiendan en este momento la necesidad de abrir puentes, que sólo se puede ser útil en la política hablando entre diferentes, los que no entienden esto, quizá no deberían estar en la política de hoy», afirmó.

Una postura compartida por Borja Sémper, líder del PP en Guipúzcoa, que aseguraba que «el futuro de la sociedad vasca, guste o no en determinados sitios, se tiene que construir también con Bildu».