LAZOS AMARILLOS

Casado pide a Sánchez que active el 155 tras la desobediencia de Torra: ‘Que ponga orden’

|

Se trata de un presidente autonómico que está «yendo contra la ley» y el Gobierno de la nación debe «poner orden».

El líder del PP, Pablo Casado, ha emplazado este miércoles al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, a aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña tras la negativa del presidente de la Generalitat, Quim Torra, a quitar lazos amarillos como le ha ordenado la Junta Electoral Central (JEC).

«Lo que haría si fuera Pedro Sánchez es ir a un Consejo de Ministros e iniciar el procedimiento de aplicación del artículo 155 de la Constitución, diciendo ‘oiga señor Torra, le mando un requerimiento de cumplimiento de la Constitución’. A ver qué contesta», ha declarado Casado al ser preguntado qué haría él si estuviera en Moncloa después de que haya acusado a Sánchez de esconderse detrás de la JEC para no actuar ante la negativa del Govern a quitar los lazos amarillos.

En una entrevista en Antena 3, recogida por Europa Press, Casado ha señalado que «no puede seguir» la actual situación, con «kale borroka» en Cataluña como el ataque a la sede del PP, «escraches» a cargos de su partido, que se «ridiculicen» a niños por ser «hijos de guardias civiles o del Partido Popular» o que «cuelguen monigotes de un puente simulando que nos quieren ahorcar».

Suscríbete a nuestro nuevo canal

Tras recalcar que el Gobierno de España está para «garantizar la legalidad, la concordia y la prosperidad», ha exigido a Sánchez que «ponga orden». «Imagínese que esta rebeldía fuera a no dotar a los quirófanos de material o fuera a la hora de cerrar los colegios», ha afirmado que un presidente autonómico debe «cumplir la ley» y en este caso está «yendo contra la ley». Por eso, ha defendido ya la aplicación del 155 en Cataluña y ha criticado que se «sacralice» o «demonice» este precepto constitucional.

Casado incluso ha comparado esa aplicación con el 155 «a nivel europeo» que se realizó en países como Grecia, Irlanda o Portugal, donde fueron los «hombres de negro». «¿Pasó algo? Pues no, pero hizo que la economía fuera mejor», ha señalado, para añadir que Mariano Rajoy evitó el rescate y España no estuvo intervenida como esos países,

El líder del PP ha afirmado que su formación está a favor de un país «descentralizado, plural y diverso» pero ha recalcado que lo que no puede ocurrir es que se convierta en «un reino de taifas, en el que alguien campa a sus anchas delinquiendo» y rechazando quitar los lazos amarillos de Cataluña como ordena la Junta Electoral.

Ilegalizar partidos que defienden la violencia

Además, Casado ha criticado que Cs o Vox ahora se estén sumando a propuestas que ya ha formulado el PP como ilegalizar partidos que alienten la violencia. «Arzalluz decía, los chicos de la gasolina. Ahora son los chicos de la pintura amarilla», ha exclamado, para añadir que eso se puede ilegalizar según la ley que aprobó en su día el Gobierno del PP.

También ha recordado que el PP plantea otra medida, que es modificar la Ley de Financiación de Partidos Políticos para que «ningún partido cuyo líder esté encausado por rebelión o sedición tenga subvención pública», algo que, según ha dicho «afecta a Arran, ERC y PDeCAT».

Casado ha subrayado que los independentistas se pudieron manifestar el sábado en Madrid con «tranquilidad absoluta», sin que «nadie les silbara en la calle» como sí hacen ellos cuando van por la calle los dirigentes del PP. «Esas asociaciones que se manifiestan –en alusión a ANC y Omniun– lo hacen con los fondos de todos los catalanes y eso es lo que no puede ser», ha resaltado.

Asimismo, ha subrayado que detrás de la pancarta de esa marcha estaba Carlos Sastre, que «puso una bomba» en el pecho al empresario José María Bultó. Por eso ha insistido en que hay que «poner orden» en Cataluña y «acabar con la pesadilla». «Eso solo se puede hacer con un Gobierno que no pacta con ellos», ha concluido.