PUBLICIDAD

El desprecio del ‘podemita’ Santisteve a la memoria de Miguel Ángel Blanco

|

Zaragoza en Común, cuyo portavoz es el exalcalde Pedro Santisteve, no acude al homenaje a Miguel Ángel Blanco, asesinado hace 22 años por la banda terrorista de ultraizquierda ETA.

El Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha acogido este jueves un homenaje a Miguel Ángel Blanco, el concejal del PP de Ermua (Vizcaya) asesinado por la banda terrorista de ultraizquierda ETA hace ahora 22 años.

PUBLICIDAD

Un acto que ha estado presidido por el alcalde Jorge Azcón (PP) y que ha contado con la presencia del subdelegado del Gobierno en Zaragoza, José Abadía, y ediles de PP, PSOE, CS, VOX y Podemos, aunque estos últimos se han negado a la lectura conjunta de un comunicado elaborado por la Fundación Miguel Ángel Blanco por «venir impuesto» y «no haber sido consensuado entre los grupos municipales»). No ha estado presente la formación izquierdista Zaragoza en Común, cuyo portavoz es el exalcalde Pedro Santisteve.

En su intervención, Azcón ha dejado claro que «los españoles llevamos en el corazón» el recuerdo de Miguel Ángel Blanco, indicando que lo seguiremos recordando todos los meses de julio «porque los españoles llevamos su recuerdo en el corazón y le debemos gratitud eterna por habernos enlazado de forma solidaria y de manera indisoluble en la batalla contra el terrorismo».

«Es una ignominia que los asesinos y sus herederos pretendan hacerse pasar por demócratas», ha dicho el alcalde, quien ha aseverado que los demócratas deben «posicionarse con unidad frente a quienes pretenden blanquearse ahora», destacando el apoyo del Ayuntamiento de Zaragoza a las asociaciones de víctimas del terrorismo.

PUBLICIDAD

Azcón ha recordado las grandes movilizaciones que hubo en toda España en el verano de 1997, cuando ETA secuestró y asesino a Miguel Ángel Blanco, señalando que «España fue un clamor unánime y nada volvió a ser igual». Unos seis millones de españoles salieron a la calle «a llamar asesinos a los asesinos», ha dicho, tras lo que ha elogiado a las Fuerzas de Seguridad del Estado y la Administración de Justicia.  

Asimismo, ha emplazado a «no bajar la guardia», proclamando que «su tragedia nos obliga a redoblar los esfuerzos en defensa del Estado de Derecho», expresando que «los  asesinos deben rendir cuentas a la Justicia» y que quedan crímenes por resolver.