NICOLÁS RANDO

El guardia civil que sacó a Julen del pozo: ‘No estaba vivo, eso es lo peor’

|

Recuerda que cuando dejó al pequeño en la carpa, donde esperaban dos forenses, se tuvo que ir a un lugar apartado de la plataforma de trabajo y se derrumbó.

“No estaba vivo, eso es lo peor. Pero lo hemos dado todo”. Son las palabras de desolación del agente del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (GREIM) de la Guardia Civil que sacó a Julen del pozo de Totalán (Málaga). Nicolás Rando, que se muestra “enfurecido” por el desenlace del suceso, admite que sintió “cierto alivio” por el trabajo terminado.

“Hemos movido tierra como para parar siete aviones, hemos conseguido llegar a él y lo hemos sacado”, relata en una entrevista concedida al diario Sur, donde también ha revelado que su hijo de 4 años le preguntaba cada mañana: “Papá, ¿hoy vas a rescatar ya a Julen?”.

Rando reconoce que el conocer que Julen falleció el mismo día de la caída -así lo ha determinado la autopsia- le consuela “un poco”. Y recuerda que cuando dejó al pequeño en la carpa, donde se encontraban esperando dos forenses, se tuvo que ir a un lugar apartado de la plataforma de trabajo y se derrumbó.

“Yo me he metido en agujeros más estrechos y claustrofóbicos, pero aquello… miras hacia arriba y piensas: ‘Si pasa algo aquí…’”, ha manifestado. El agente ha contado además cómo, cuando llevaban alrededor de 3,70 metros excavados, uno de sus compañeros introdujo una cámara por el agujero y vio al niño. El responsable del dispositivo reunió a todos los efectivos y les pidió que siguieran trabajando con la misma discreción con la que lo estaban haciendo hasta el momento, pues la familia de Julen tenía que ser la primera en conocer la trágica noticia.

Suscríbete a nuestro nuevo canal