PUBLICIDAD
EMISIÓN EN DIRECTO

Trapero afirma que se ofreció al TSJC para detener a Puigdemont tras la DUI

|

El mayor de los Mossos de Esquadra Josep Lluís Trapero ha manifestado que se puso a disposición del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y de la Fiscalía para detener al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y a sus consejeros, tras la declaración unilateral de independencia (DUI) del 27-O. Así lo ha asegurado Trapero en su declaración como testigo ante el Tribunal Supremo por el juicio contra los golpistas, a preguntas de Xavier Melero, abogado del exconsejero de Interior Joaquim Forn.

El mayor de los Mossos d’Esquadra ha admitido que la policía catalana desconocía la “trascendencia jurídica” de la declaración unilateral de independencia aprobada por el Parlament o en qué delitos se podría haber incurrido, pero lo veían como algo “aparentemente de una cierta gravedad”.

PUBLICIDAD

Durante su relato, el mayor de los Mossos ha precisado que la conversación telefónica con el fiscal y el presidente del órgano judicial superior de Cataluña tenía el objetivo de recordar que los Mossos estaban preparados “por si ordenaban algún tipo de acción que teníamos previstas desde dos días antes”. “¿Qué tipo de actuación?”, ha preguntado Melero, a lo que Trapero ha contestado: “La detención de Puigdemont”.

Ha corroborado que la tarde del 28 de septiembre de 2017 transmitió a Puigdemont y a los exconsejeros Oriol Junqueras y Joaquim Forn que si el 1-O tiraba para adelante se generarían problemas de orden público al coincidir dos millones de personas con intención “de hacer algo” y unos 15.000 policías que tenían la orden judicial de impedir el referéndum.

Por este motivo, la cúpula de los Mossos advirtió a Puigdemont, Junqueras y Forn de que la coincidencia de votantes y de fuerzas de seguridad para impedir el referéndum “iba a provocar necesariamente problemas de orden público y de seguridad ciudadana”, según Trapero.

Es de lo poco que ha hablado sobre la reunión con Puigdemont, ya que el tribunal ha impedido “por desbordar los límites del desarrollo de la prueba” que el fiscal Javier Zaragoza incidiera en esa reunión. La decisión ha sido adoptada por unanimidad de los siete magistrados de la Sala, ha informado el presidente del tribunal Manuel Marchena al inicio de la sesión de la tarde, después de una deliberación para la que se han aprovechado las dos horas habituales de receso para la comida.

El motivo de la deliberación del tribunal derivaba del hecho de que la parte que solicitó la presencia de Trapero en el juicio y la primera en interrogar que es la acusación popular ejercida por el abogado Javier Ortega Smith en nombre de VOX, no haya preguntado sobre esta cuestión en particular durante su interrogatorio inicial, lo que limita el contenido de las preguntas que pueden realizar el resto de partes a este testigo.

PUBLICIDAD

De la reunión sí podía preguntar el abogado de Forn, Javier Melero, por ser una de las partes que solicitó el testimonio de Trapero en este juicio, y en éste sentido ha inquirido al testigo si desde el ex Govern se dio alguna directriz para actuar a los Mossos, a lo que Trapero ha respondido con un tajante “no”. “No nos dieron alguna pauta en ese sentido, nos dijeron ‘hagan su trabajo'”, ha puntualizado.

Trapero, sobre el discurso de Forn antes del 1-O: ‘Hubo irresponsabilidad’

El mayor de los Mossos ha manifestado que las manifestaciones del exconsejero del Interior de Cataluña Joaquim Forn en los días previos al 1-O tuvieron “un punto de irresponsabilidad”, y que “al final es un político que hacía política”.

Trapero, que está procesado por rebelión en una causa que se juzgará de forma independiente por estos mismos hechos en la Audiencia Nacional, contestaba de este modo a una de las primeras preguntas realizadas por el fiscal Javier Zaragoza, que se interesó concretamente por unas manifestaciones públicas en las que el exconsejero aseguraba que los Mossos permitirían votar con “tranquilidad” el día del referéndum.

“Esas declaraciones casaban mal con las ordenes concretas que teníamos”, ha contestado Trapero, que ha explicado que esa fue la razón por la que el cuerpo de Mossos emitió un comunicado público, que era algo que no habían hecho nunca antes. “Al final es un político que hacía política, y yo considero que había un punto de irresponsabilidad, pero el cuerpo tiene la fuerza que tiene”, ha manifestado en la reunión de este jueves.

Por la tarde, a preguntas del letrado de Joaquim Forn, ha añadido que esas palabras “causaron bastante malestar porque confundían a la gente sobre el papel de Mossos y daba la impresión de lo que no era”. “Dio una imagen que alimentó algo que estamos pagando y que no se adecúa a la realidad. Por eso se lo censuramos y fue irresponsable”, ha dicho. Y ha añadido que en los sindicatos y en general en el cuerpo había esa “inquietud” y “malestar” por las declaraciones y acciones del Ejecutivo en defensa de un “acto ilegal” que los agentes tenían orden judicial de impedir.

PUBLICIDAD

Preguntado por la marcha en julio de 2017 de anterior consejero, que era Jordi Jané, el mayor de los Mossos ha señalado que piensa que estaba relacionada “por la deriva política” y que le constaba que Jané estaba “incómodo” porque ambos lo habían hablado en varias ocasiones. “Estábamos incómodos, pienso que no quería sufrir ningún tipo de riesgo”.

También a preguntas del fiscal Zaragona Trapero ha explicado que una vez llegó Forn a la Consejería se mantuvieron las reuniones semanales que se venían celebrando desde la época de Jané para hablar de la “agenda operativa semanal”, y que si bien Jané consideraba dichas reuniones eran suficientes “Forn tenía la voluntad de abrir un poco más a un equipo con otros mandos”.

En el turno de preguntas realizadas por el abogado de VOX Javier Ortega Smith, Trapero ha señalado otra diferencia entre las consejerías de Jané y Forn, ya que al primero le remitían todos los documentos elaborados por la Comisaría de Información “porque quería tener toda la información” mientras que en el caso de Forn “era lo contrario, el mínimo de información”. Ha concretado que Forn decía que sólo le interesaba que le hicieran llegar informes si había “algo relevante”.

Sobre el dispositivo del 1-O

Ha afirmado que “por supuesto” el dispositivo de la policía autonómica puesto en marcha de cara al 1 de octubre de 2017 no tenía “ninguna intención de facilitar el referéndum”.

“¿El dispositivo tenía como objetivo facilitar o impedir el referéndum del 1 de octubre?”, ha preguntado directamente el abogado de la acusación popular. “Por supuesto ninguna intención de facilitar el referéndum y evitarlo venía dado por las órdenes judiciales”, ha respondido. “¿Hubo órdenes de contramedidas para contrarrestar las instrucciones dictadas por Fiscalía?”, ha inquirido el letrado. “En absoluto”, ha replicado el exjefe de la policía autonómica.

Ha hecho una cerrada defensa de la actuación de los Mossos tanto los días previos como la jornada del referéndum separatista, y ha achacado la falta de intervención de agentes de la policía autonómica en muchos puntos de votación a la falta de personal.

A la pregunta de por qué el “grueso” de la actuación de orden público el día 1 la tendrían policías nacionales y guardias civiles y no mossos, el mayor ha respondido de forma tajante: “Porque no tenemos”. Además, ha asegurado que los cuerpos nacionales conocían el planteamiento de colocar un “binomio” de mossos en cada colegio, más que nada porque si establecían operativos más numerosos la policía autonómica no podría llega a cubrir todos los locales de votación.

El exjefe de los Mossos ha confirmado la difícil relación que mantuvo con Pérez de los Cobos, pero ha querido aportar su propia versión.

Dice que la secretaria judicial salió por la azotea para ‘ahorrar tiempo’

El mayor ha reconocido que la secretaria judicial del Juzgado 13 de Barcelona saliera por la azotea de la Consejería de Economía el 20 de septiembre para “ahorrarse tiempo” de montar un cordón policial.

Según su testimonio en el Tribunal Supremo, fue el entonces consejero Forn quien le ofreció la interlocución de Jordi Sànchez, líder de la ANC, para “mediar” en los incidentes durante la protesta separatista del 20 de septiembre coincidiendo con el registro en la Consejería de Economía.

VOX le ha preguntado “por qué tardó 16 horas en dar auxilio al órgano judicial” el 20-S y si hizo ese día “21 llamadas” a Jordi Sànchez. Trapero ha respondido que sí realizó “unas cuantas”. Según su testimonio en el Supremo, fue Forn quien le indicó que iba a recibir una llamada de Sànchez para “mediar” en las protestas frente a la sede del Departamento de Economía.

En su declaración como testigo, Trapero ha justificado que no se hiciera cordón policial para proteger la salida de la comitiva judicial, optando por la alternativa de salir por la azotea tras recibir una llamada del juez de instrucción en torno a las 23.00 horas.

El exjefe de los Mossos ha aludido a “malentendidos” con la Guardia Civil, que era quien actuaba como Policía Judicial durante el 20-S. A preguntas del abogado de VOX Javier Ortega Smith, ha dicho: “No sé si por malentendidos o por qué, pero nosotros montamos un dispositivo”.

Se refería a “un cordón policial de la Brigada Móvil” preparado para la salida de la comisión judicial y de una “cápsula” de protección que se comenzó a desplegar pasadas las diez de la noche. El dispositivo se abortó, según su declaración, porque al CECOR (centro de coordinación de los Mossos) llegaron instrucciones de que el registro de la Guardia Civil en la Consejería se alargaría por unos problemas técnicos.

Trapero ha reducido los incidentes al lanzamiento de “algunas botellas de agua” a los mossos desplegados en las inmediaciones a las dependencias de Economía de la Generalitat, ya que fueron “confundidos con guardias civiles”.

Aludiendo a las imágenes que le llegaban por el helicóptero de los Mossos, ha señalado que vieron que “un grupo de gente se puso delante de la Brigada Móvil para entorpecer su paso y ahí hubo algún lanzamiento de botella y algún empujón”, ha dicho Trapero, que ha añadido en referencia a los vehículos del Instituto Armado aparcados frente a la Consejería: “Y evidentemente lo de los coches”.

No cuestiona a la secretaria judicial

Trapero ha insistido en las “informaciones contradictorias” que recibían por parte de los mandos de la Guardia Civil y se ha referido al relato de la secretaria judicial que salió por la azotea de un teatro colindante a la Consejería. “No cuestiono la vivencia de la secretaria ni lo que ella dice, pero el motivo por el que se ofrece la otra salida no es porque se considere inseguro”, ha dicho sobre la posibilidad de que abandonara el lugar haciendo un pasillo doble con voluntarios y agentes ‘antidisturbios’.

El exjefe de los Mossos ha reconocido que recibió varias llamadas tanto del presidente del TSJ de Cataluña como del fiscal superior, y también una sobre las once de la noche del juez de instrucción número 13 de Barcelona, encargado del registro en Economía, ordenando que sacara a la comitiva judicial.

“Cuando recibo la llamada del juez, a las 23 o 23.15 horas, se ha desmontado el cordón policial porque tenemos informaciones contradictorias de que la diligencia se estaba alargando. Que había problemas técnicos por la copia de unos ordenadores. Cuando hablo con el juez, es la primera noticia para nosotros de que esto ha acabado”, ha señalado Trapero.

Salida por la azotea para ‘ahorrarse tiempo’

El mando de los Mossos se ha referido a un subordinado suyo al frente de mediación de los Mossos, Xavi Pastor, ya que por teléfono le propuso una salida “alternativa” por la planta segunda del Departamento de Economía. “Pedí que hablaran con la secretaria y le ofrecieran esa salida alternativa. Era una cuestión de ahorrarnos el tiempo de volver a montar el cordón. Esa es la razón de por qué se le ofrece esa salida alternativa”, ha comentado.

Trapero ha cifrado en casi 300 los agentes ‘antidisturbios’ de la Brimo y de Arro movilizados en Barcelona el 20-S, llegando las dos primeras unidades a la Consejería en torno a las nueve de la mañana. VOX también le ha preguntado por los incidentes en el registro de la sede de la CUP y por un informe de agosto de 2017 por el que se dio protección a líderes secesionistas.

Sobre esta cuestión, ha dicho que fue el consejero quien le habló de esta cuestión. Se dio protección a dos, ha comentado Trapero, justificando que la decisión se adopta al constatar que habían recibido amenazas. El mayor no ha desvelado los nombres de estas personas, aunque VOX ha preguntado por Marta Rovira, Marta Pascal o el propio Jordi Sánchez.

Jové y Vidal se niegan a declarar

El tribunal ha eximido de comparecer como testigos al que fuera ‘número dos’ del exvicepresidente Oriol Junqueras, Josep Maria Jové, al juez y exsenador de ERC Santiago Vidal y al exvicepresidente del Tribunal Constitucional Carles Viver Pi i Sunyer, después de que comunicasen que se iban a acoger a su derecho a no declarar, ya que se encuentran investigados en el Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona por los preparativos del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017.

Debido a que tienen la condición de investigados en otro procedimiento y que tienen derecho a negarse a declarar para no verse perjudicados en la otra causa, la Sala les ha autorizado para marcharse sin tener que comparecer ante el propio tribunal, que preside el magistrado Manuel Marchena.

Rechaza declarar el ‘tal Toni’, señalado como quien encargó material para el 1-O

El secretario de Comunicación de la Generalidad, Antoni Molons, señalado por uno de los testigos en el juicio a los golpistas en el Tribunal Supremo como el posible “Toni” que le encargó material para el referéndum ilegal del 1-O se ha acogido a su derecho de no declarar al inicio de la vista que se ha reanudado este jueves. Se ha podido acoger a este derecho dada su imputación en la causa que se instruye en el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona sobre la organización de la consulta.

Molons, que se ha identificado ante el tribunal como Antoni, ha dado la mano en el momento de salir de la Sala a todos los acusados que en esos momentos se encontraban sentados en los banquillos tras la mesa reservada a testigos, entre ellos al exconsejero de Empresa Santi Vila.

El nombre de este alto cargo de la Generalitat ha salido a relucir en varias declaraciones de otros testigos, como en la de su subordinado Jaume Mestre, quien le señaló como responsable de promover la campaña ‘Civisme’. Por otro lado, el diseñador gráfico Enric Vidal apuntó que cree que Molons era el “tal Toni” que le encargó redimensionar unos carteles para el referéndum.

Seguidamente ha comenzado a declarar la que fuera directora de Servicios de la Consejería de Presidencia Teresa Prohias, quien ya fue condenada en el Tribunal de Cuentas por su responsabilidad contable en la gestión del 9-N.