INFORME DEL SENADO

Finaciación de partidos: El PP llevará a la Fiscalía las declaraciones de Iglesias y Narbona

El líder de Podemos, Pablo Iglesias. | Jesús Prieto - Europa Press
|

El PP explica en sus conclusiones que «todos» los partidos políticos que ha investigado en la comisión «presentan irregularidades en sus cuentas» y todos con un nexo común, «escapar a los controles».

El PP quiere enviar a la Fiscalía las declaraciones del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y de la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, ante la comisión del Senado de investigación sobre la financiación de partidos, al entender que ambos habrían «faltado a la verdad» en sus comparecencias. Lo mismo se plantea para el secretario de finanzas de Ciudadanos, Carlos Cuadrado.

Así figura en las conclusiones elaboradas por el Grupo Popular sobre el trabajo de esta comisión y que se aprobarán este jueves. En el documento, al que ha tenido acceso Europa Press, se recuerda que el Código Penal castiga la mentira en las comisiones parlamentarias de investigación, por lo que el PP quiere remitir copia a la Fiscalía de parte de esas declaraciones para que decida.

En concreto, pone en duda las palabras de Pablo Iglesias cuando afirmó «que no había trabajado nunca para el régimen de Venezuela»; las de Cristina Narbona por haber señalado que no encontró «ningún problema en ninguno de los contratos de Acuamed» cuando fue ministra de Medio Ambiente; y en el caso de Carlos Cuadrado, porque aseguró que en el momento de su comparecencia en el Senado no tenía ningún proceso judicial abierto, pero semanas después se publicó en prensa que tenía un litigio en Brasil a causa de una deuda empresarial.

El PP explica en sus conclusiones que «todos» los partidos políticos que ha investigado en la comisión «presentan irregularidades en sus cuentas» y todos con un nexo común, «escapar a los controles». Agrega que los casos más graves afectan al PSOE, que buscó «definir estructuras clientelares» que impidieran «la alternancia política», lograr «la connivencia de los cargos públicos en provecho del partido y sus dirigentes», o la «complicidad» de determinadas empresas para financiar las campañas electorales socialistas «al margen de la ley».

Suscríbete a nuestro nuevo canal

El PP cerrará este jueves, al terminar la legislatura, esta comisión de investigación que creó en abril de 2017 en el Senado tras constituir el Congreso otra dedicada exclusivamente a las cuentas de los ‘populares’. El grupo ha trabajado en solitario, al decidir el resto de formaciones mantenerse al margen como protesta.

Narbona y Acuamed

El PP entiende que diversas actuaciones de la empresa estatal Aguas de las Cuencas del Mediterráneo (ACUAMED) «pueden estar relacionadas con una posible financiación irregular» del PSOE en tiempos de Cristina Narbona como ministra de Medio Ambiente.

Los gastos en publicidad de esa empresa pasaron de 500.000 euros en 2005 a casi 7,5 millones en 2007. Parte de esas campañas las pagaron empresas adjudicatarias de desaladoras «sin que la cuestión se recogiese en los contratos de adjudicación», añade el PP, que entiende que era una «forma completamente ilegal» de sufragar las campañas. Recuerda que el asunto está en la Audiencia Nacional.

Iglesias y Venezuela

El PP quiere elevar a la Fiscalía también la declaración de Iglesias. «Negó que jamás hubiera trabajado para el Gobierno venezolano, lo que siembra dudas sobre la veracidad de su testimonio», apunta el PP, que apoya esa relación financiera en documentación física y audiovisual que a su juicio pone en evidencia esa relación.

En este sentido, el PP señala que el partido de Iglesias recibió fondos desde Irán y Venezuela, y añaden que hay «preocupantes indicios» sobre la vinculación de esas aportaciones con intereses «desestabilizadores de las democracias occidentales».

Así, se remontan a los comienzos de Podemos, antes de su fundación, para apuntar que los inspiradores del movimiento, Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero, pudieron obtener financiación de esos regímenes. Para defender este extremo el PP se apoya en la declaración ante la comisión del periodista Enrique Rioboó quien afirmó que los fundadores de Podemos recibieron dinero de los gobiernos de Venezuela y de Irán.

‘Opacidad’ de las cuentas socialistas

Sobre el PSOE en general, el PP entiende que sus cuentas presentan una «enorme opacidad» y recuerda una frase del gerente Xoan Cornide cuando compareció ante la comisión: la financiación es un asunto «complejo, delicado y endemoniado». Añade que se ha «constatado» la existencia de inmuebles de titularidad del PSOE «sin registrar» y sedes compradas sin tasación independiente, lo que hace sospechar al PP si no fueron compradas por donantes como una forma de financiación irregular.

Otro asunto que recoge el PP respecto al PSOE es la condonación de créditos (50 millones de 2004 a 2006) y las «condiciones ventajosas» de los mismos, lo que está «prohibido por la ley».

 

El PP dedica otro apartado al PSOE andaluz, en el que centró varias sesiones de la comisión y a cuya secretaria general, Susana Díaz, llamó a declarar en precampaña por las autonómicas de diciembre. Repasa los casos de las ayudas a la formación y de los EREs (ambos investigados judicialmente); define este último asunto como «un procedimiento irregular, sin controles ni transparencia, de 2000 a 2011» que pudo «encubrir sistemas de financiación ilegal».

El Grupo Popular añade además sus conclusiones sobre el PSPV y Bloc-Compromís, el posible pago de la campaña electoral de 2007 y las adjudicaciones a empresas presuntamente «financiadoras», asuntos igualmente judicializados.

El libro de Sánchez

El PP repasa en el documento la financiación con ‘crowdfunding’ de la campaña de Pedro Sánchez en las primarias por la secretaría general del PSOE, para lo que se creó la asociación Bancal de Rosas. Aunque en la comisión Sánchez fue desvinculado de la gestión económica de la campaña, los ‘populares’ recurren a ‘Manual de resistencia’, el libro que acaba de publicar el presidente del Gobierno, para rebatirlo. Según el PP, Sánchez muestra en primera persona «un extenso conocimiento» de cómo decidieron esta forma de lograr fondos y cómo superaron ampliamente los 30.000 euros que se pusieron como objetivo.

En cualquier caso, concluye el PP que esa campaña se financió en una primera fase con aportaciones de «amigos» y «fuera del control del PSOE»; después, mediante un ‘crowdfunding’ con una asociación «que no está registrada legalmente» y, finalmente, con un sistema de donaciones integrado en las cuentas del partido pero que según el PP no es claro.

Podemos y el crowdfunding

El PP subraya que es necesario impulsar una regulación expresa y clara de las nuevas fórmulas de financiación como los microcréditos, donaciones propias o crowdfunding y se refiere expresamente al caso de Podemos. Según destacan, esas fórmulas tienen un «difícil encaje en los límites impuestos por la legislación».

«Conviene señalar que nos encontraríamos en este caso con una aportación de carácter finalista, que en principio estaría absolutamente prohibida, matizada por el hecho de que conllevaría una devolución«, subrayan sobre los microcréditos que reciben en campaña. Asimismo, al PP también le generan dudas las donaciones que realizan los propios cargos del partido de Iglesias en cumplimiento del código ético.