El juez envía la filtración de los CDR a Plaza Castilla para investigar un delito de revelación de secretos

|

La filtración del Ministerio del Interior que frustró la investigación de los vínculos de Quim Torra con los Comités de Defensa de la República (CDR) ha pasado a manos de los Juzgados de Instrucción de Plaza Castilla (Madrid) para investigar un posible delito de revelación de secretos. Así lo ha decidido el titular del Juzgado Central de Instrucción nº6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, puesto que la AN no tiene competencia para investigar la ‘Operación Judas’.

Tal y como ha publicado Libertad Digital, la filtración de información secreta sobre la operación contra los terroristas de los CDR fue llevada a cabo por el Departamento que dirige Fernando Grande Marlaska apenas horas después de tener acceso a ella. Hasta ese momento, los documentos revelados únicamente estaban en conocimiento del magistrado García Castellón y el teniente fiscal de la Audiencia Nacional.

Los Juzgados de Plaza Castilla abrirá diligencias ahora para tratar de probar la revelación de secretos, un delito que establece penas de prisión de 1 a 4 años y multa de 12 a 24 meses para el que, «sin mediar autorización», descubra los secretos».

Cabe recordar que la filtración del Ministerio que dirige Grande Marlaska frustró el principal objetivo de la investigación: demostrar la vinculación de Torra y del fugado Carles Puigdemont con los terroristas de los CDR, quienes tenían intención de atentar con explosivos en Cataluña el día que se conociera la sentencia del Tribunal Supremo sobre el Golpe de Estado del 1-O.

Suscríbete a nuestro nuevo canal