TRAS SUS PALABRAS

La hija de Ernest Lluch, asesinado por ETA, responde al proetarra Otegi

|

Rosa Lluch, hija del exministro socialista catalán asesinado por ETA, Ernest Lluch, ha asegurado que las últimas palabras del proetarra Arnaldo Otegi sobre su padre no le molestaron, porque, en su opinión, pretendieron ser «una especie de reconocimiento», aunque «una vez más, se quedó corto».

En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, Rosa Lluch se ha referido a las críticas recibidas por el líder de Bildu, después de que afirmara que se echa de menos a personas como el líder del PSC asesinado por ETA en 2000, por su carácter dialogante.

En una entrevista a TVE3, Otegi destacó que Lluch defendía el diálogo como un medio para resolver los problemas políticos, y aseguró que se echaban de menos en la política actual personas como él.

Preguntada por las palabras de EH Bildu, la hija del exministro ha asegurado que «personalmente» no le han sentado mal. «Solo puedo hablar por mí. Me ha parecido que era un intento de reconocimiento. Ciertamente, creo que le faltó dar un paso más», ha señalado.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

A su juicio, Otegi debería haber condenado, no solo el asesinato de su padre, sino «todos los asesinatos, secuestros y violencias que ha ejercido ETA». «Me pareció más positivo que negativo, en cualquier caso», ha añadido.

‘Hacen falta más padres’

Rosa Lluch ha afirmado que no son palabras que le «reconfortan» pero tampoco le «molestan». Ante la afirmación de que ‘hacen falta más políticos como Ernest Lluch’, ha respondido que «lo que hacen falta son más padres».

«Ése es mi caso. A mí me cuesta mucho ver a Ernest Lluch como político, para mí era padre. Creo que hace falta la gente tenga a sus padres y, probablemente, sí harían falta más políticos como Ernest Lluch en este momento», ha manifestado.

La hija del exministro socialista ha recordado que las víctimas del terrorismo han sufrido «mucho» y «este tipo de polémicas» incrementan su dolor. «Tenemos nuestro dolor, la forma en que hemos ido gestionando nuestro dolor lo tenemos controlado, y de golpe se vuelven a abrir como botellas de gaseosa. A mí, personalmente, me parece muy poco útil», ha manifestado.

A su juicio, se está «entrando en una campaña» en la que «se vuelve a utilizar de manera muy interesada a las víctimas, sobre todo a las de ETA». «Me parece muy injusto, porque, en todo caso, se nos tendría que hacer caso siempre, y en otro caso, hay muchas más víctimas de otras violencias en el Estado español de las que también tendrían que acordarse», ha añadido.

Bastante malestar

Rosa Lluch, ha asegurado que esta situación le genera «bastante malestar, en comunidad». «Supongo que estamos en campaña y los partidos tienen que hacerlo», ha señalado.

En este punto, ha insistido en que las palabras de Otegi no le molestaron, aunque, «una vez más, se quedó corto, de la misma forma que cuando hace un par de años o tres dijo que el atentado de Hipercor no debía haberse producido».

«Realmente lo agradecí mucho, creo que se quedó corto, pero que están dado pasos hacia un reconocimiento que es, hasta ahora, lo que les hemos estado pidiendo, que reconocieran el dolor causado. Y lo están haciendo», ha señalado.

Por ello, cree que «hay que estar ahí a lo que pedimos antes». «No podemos ir cambiando las reglas del juego y nuestras peticiones a medida que van adelantándose los acontecimientos», ha dicho.