NO HAY AVANCES

Las conversaciones entre Calvo y la Generalitat se encuentran en punto muerto

|

Ante la falta de avances, la portavoz del Gobierno ha defendido que «cuando se llega a un punto ciego, lo mejor es dejarlas por unos días para repensar mejor» y «ahí está».

Las conversaciones del Gobierno con el Ejecutivo catalán en torno a la creación de una mesa de partidos que explore una solución política al conflicto con el secesionismo han llegado a un punto «ciego», por lo que ambas partes se han dado un tiempo para «repensar», ha admitido este viernes la portavoz del Ejecutivo y ministra de Educación, Isabel Celaá.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Celaá se ha referido al diálogo entablado en las últimas semanas entre la vicepresidenta, Carmen Calvo, con el vicepresidente catalán, Pere Aragonés, y la consejera de Presidencia, Elsa Artadi, cuya última reunión el viernes pasado en Barcelona terminó sin avance alguno pese a que aspiraban a concretar la composición de esa mesa de partidos.

El Gobierno y el Govern catalán acordaron hace unas semanas explorar la posibilidad de establecer esta mesa de partidos como un canal de comunicación política alternativo a la vía del diálogo institucional que se enmarca en la Comisión Estado-Generalitat prevista en el Estatut. El problema estriba en que el Ejecutivo quiere una mesa de partidos catalanes, mientras que la Generalitat exige la presencia de partidos de ámbito nacional como Podemos.

Ante la falta de avances, Celaá ha defendido que «cuando se llega a un punto ciego, lo mejor es dejarlas por unos días para repensar mejor» y «ahí está».

Suscríbete a nuestro nuevo canal

Celaá también ha hecho un llamamiento a los dirigentes secesionistas a que no se dejen llevar por las emociones y actúen con «moderación, racionalidad y sensatez» en el arranque del juicio al ‘procés’ el próximo 12 de febrero, el mismo día en que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado se somete a su primera prueba en el Congreso de los Diputados con el debate de enmiendas a la totalidad, en el que precisa de la colaboración de los separatistas para superarlo.

Este llamamiento a la moderación Celaá se lo ha dirigido expresamente al presidente de la Generalitat, Quim Torra, después de su declaración institucional en la que ha denunciado que el juicio al ‘procés’ «atenta contra la democracia», unas palabras, ha advertido Celaá, que no son «útiles» para resolver la crisis.

Y es que para ayudar a encauzar el conflicto con el separatismo, Celáa ha apelado a la «inteligencia colectiva» en lugar de permitir que la emoción se desborde. Sólo así, ha añadido, el camino del diálogo iniciado por el Gobierno podrá alcanzar objetivos interesantes para Cataluña y España.