DATOS DE INTERIOR

Las alertas por radicalización islámica en España, en cifras

Operación policial hispano-marroquí contra el yihadismo. EUROPA PRESS Operación policial hispano-marroquí contra el yihadismo. EUROPA PRESS
|

Grande-Marlaska ha presentado la nueva Estrategia Nacional contra el Terrorismo y ha reconocido al yihadismo como la mayor amenaza nacional actual.

7.000 llamadas. Son las que ha recibido el Centro de Coordinación para la Información sobre Radicalización en los tres últimos. 7.000 llamadas que, en más de un 30 por ciento de los casos, tuvieron interés policial y conllevaron operaciones policiales, más de 130, en concreto.

Son datos ofrecidos por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que se ha referido a la nueva Estrategia nacional contra el Terrorismo y ha destacado la importancia de la cooperación y colaboración de la ciudadanía en este sentido y de que la sociedad «se involucre» en esta materia, que es «ineludible».

En declaraciones a los periodistas tras presidir en Málaga el acto de entrega de condecoraciones al Mérito de Protección Civil otorgadas a integrantes del dispositivo de rescate del pequeño Julen, Grande-Marlaska ha destacado la transparencia a la hora de hacer pública esta estrategia porque «es importante que la sociedad se involucre también en la seguridad»: «La administración, los poderes públicos, tenemos que poner todos los medios, la estrategia, la operativa; pero también necesitamos la colaboración y cooperación de la sociedad y que ésta sea consciente», ha manifestado, para apuntar que la sociedad «tiene que hacer contrarrelatos contra la radicalización y el terrorismo».

Suscríbete a nuestro nuevo canal

El ministro ha indicado que esta nueva estrategia es consecuencia de que la anterior «había vencido su vigencia en 2017» y también por «distintas modificaciones normativas», incidiendo en que es «integral». Además ha reconocido que ha sido necesaria su actualización tras detectarse cuestiones nuevas como «una modificación importante en las formas de actuar», el «problema» de los llamados combatientes extranjeros -«aquellos que de otros países se trasladan a zonas de conflictos y vuelven y retornan»-, así como la utilización del espacio cibernético para delitos o el adoctrinamiento.

Prevenir la radicalización

Ha indicado que esta estrategia se basan en prevenir, buscando «evitar la radicalización» para que lo que se apuesta por trabajar con los colectivos más vulnerables hacia ese adiestramiento; en proteger «a todos los que puedan ser objeto de una acción terrorista»; en perseguir «con todos los medios personales y materiales, así como la cooperación internacional»; y por último en preparar la respuesta, «que esperemos que nunca lleguemos a ese momento pero hay que estar preparados».

Aunque ha señalado que esta estrategia es «contra todos los extremismos violentos», aunque ha indicado que «la manifestación más importante» es el yihadista.