CIS: Un 30% de los españoles, partidario de que las Comunidades Autónomas pierdan competencias

|

El 15,9% aboga por un único Gobierno central sin autonomías y el 13% quiere que las regiones gocen de menor autonomía, según el CIS.

Casi un 30% de los españoles es partidario de que las Comunidades Autónomas pierdan, como mínimo, parte de las competencias que tienen en la actualidad -el 15,9% aboga por un único Gobierno central sin autonomías y el 13% quiere que las regiones gocen de menor autonomía-, según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) conocido este miércoles.

Por partidos, cabe destacar que los votantes de VOX son los más proclives a la supresión del Estado de las autonomías -el 47,8%-, frente al 30,1% de los electores del PP o el 19,1% de los de Ciudadanos. En la izquierda, solo el 10,3% de los votantes del PSOE y el 6,3% de los de Unidas Podemos se muestran favorables a este modelo de Estado.

VOX ya incluyó en su programa electoral para las elecciones generales del pasado 28 de abril la «transformación del Estado autonómico en un Estado de Derecho unitario que promueva la igualdad y la solidaridad en vez de los privilegios y la división», es decir, «un solo gobierno y un solo parlamento para toda España». Como paso previo, añadió la devolución inmediata al Estado de las competencias de Educación, Sanidad, Seguridad y Justicia «limitando en todo lo posible la capacidad legislativa autonómica».

Suscríbete a nuestro nuevo canal

La política, segundo problema nacional

Según el barómetro del CIS, realizado entre el 1 y el 11 del pasado junio, justo después de las elecciones europeas, autonómicas y municipales, con el Gobierno aún en funciones y sin un claro acuerdo para la investidura, la clase política se consolida como el segundo problema nacional y además marca el récord el porcentaje de quienes la citan como una de sus principales preocupaciones.

El paro sigue siendo la principal preocupación, citado por un 62,5% -64,6% en mayo-, seguido de los políticos -32,1%- y la corrupción, que mantiene su senda descendente hasta el 25,7 por ciento.