EN LIBROS DE TEXTO

Valencia se contagia de la manipulación catalanista de la Historia de España

|

El proceso de manipulación histórica no se circunscribe a las regiones que comparten lengua. A pesar de que es más frecuente encontrar ejemplos de este tipo en Cataluña, Baleares y, ahora Valencia, otras regiones limítrofes como Aragón se están contagiando.

La tergiversación histórica y su implantación en los libros de texto ha llegado a Valencia. Una investigación encargada por Ciudadanos al profesor Julián Ruiz-Bravo, y que ya obra en manos de la Alta Inspección del Estado, denuncia la catalanización de la historia y negacionismo de todo lo relativo a España en dos manuales -uno de Anaya y otro de Bromera- utilizados en primero de Bachillerato de la Comunidad Valenciana.

Ruiz Bravo, presidente de la asociación de docentes PLIS y filólogo, explica que ambos libros de texto »ignoran sistemáticamente las denominaciones ‘Monarquía Española’, ‘Rey de España’ y ‘Rey de las Españas’ por la inexistente, en la época, ‘Monarquía Hispánica’, con el fin de vaciar de todo contenido político al sustantivo ‘España’ y al adjetivo ‘español’ y acentuar el significado de ‘Hispánico»’, tal y como publica el diario El Mundo.

Además, atribuyen el surgimiento del nacionalismo a la Edad Media, cuando en realidad surgió en el Siglo XIX. Buena parte del estudio aborda cómo estos manuales explican la evolución del castellano y el catalán en la franja mediterránea. Denuncia el profesor que ambos idiomas son considerados »como lenguas de crecimiento inverso, es decir, que el crecimiento del castellano se corresponde necesariamente a un decrecimiento del catalán». Atribuyen el descenso de la utilización del catalán a »decisiones e imposiciones políticas ajenas a las instituciones aragonesas o catalanas y de origen castellano», desdeñando otros factores cruciales como las relaciones comerciales y sociales.

En cuanto a las dificultades de la región para despegar económicamente, los manuales culpan a »las políticas monárquicas, de filiación castellana» e inciden en que, »a pesar de estos perjuicios, se recupera por sí misma». Por otro lado, limitan »el contexto medieval de Valencia casi exclusivamente a Cataluña y al ámbito catalanoparlante, desdibujando el contexto de Aragón y de la lengua aragonesa» e ignoran la presencia de no aragoneses o que la Corona de Aragón »es el resultado de la iniciativa catalana’’.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

Aragón tampoco se escapa

El proceso de manipulación histórica no se circunscribe a las regiones que comparten lengua. A pesar de que es más frecuente encontrar ejemplos de este tipo en Cataluña, Baleares y, ahora Valencia, otras regiones limítrofes como Aragón se están contagiando, tal y como denunció un alumno en enero de 2018.

Las autoridades aragonesas han detectado que a sus alumnos se les está enseñando que “el sur de Italia y las islas de Cerdeña y Sicilia formaron parte durante varios siglos de la Corona Catalano-aragonesa”. Dicha institución jamás existió, siendo simplemente la Corona de Aragón.

Y no ha sido el gobierno de la región quien detectó dicha falsedad histórica. Fue un alumno de Huesca, del Instituto Ramón y Cajal, quien alertó de la presencia de dicho gazapo (¿intencionado?) en el libro de Literatura Universal de bachillerato que edita la catalana Casals.

Poco después y tras revisar algunos otros manuales escolares, el Gobierno de Aragón detectó la misma mentira en otra edición de Historia de España de la editorial Santillana. La Consejería de Educación dirigida por la socialista Mayte Pérez decidió entonces retirar ambos libros de las aulas aragonesas.

La Consejería de Educación de Aragón creó una entidad “para velar por el rigor histórico de los contenidos educativos” y evitar este tipo de manipulaciones que, a la luz de los resultados, no está cumpliendo con su objetivo.