YA VAN OCHO

Continúan las fugas de diputados laboristas por sus diferencias con Corbyn

|

Por otro lado, tres diputadas del Partido Conservador británico han anunciado este miércoles su salida del grupo por el «giro a la derecha» que le atribuyen a la formación

La diputada del Partido Laborista británico Joan Ryan ha anunciado este martes que abandona la formación política por sus diferencias con el líder laborista, Jeremy Corbyn, convirtiéndose en la octava diputada que abandona el principal partido de la oposición.

«Tras cuatro décadas, he tomado la terriblemente difícil decisión de abandonar el Partido Laborista», ha señalado Ryan a través de su cuenta en la red social Twitter. «Ha sido el mayor honor de mi vida representar a las personas de Enfield Northe. Continuaré representándoles y hablando por ellos como miembro del Grupo Independiente de diputados», ha aseverado.

Ryan ha señalado que el actual Partido Laborista es «muy diferente al que se unió hacer cerca de 40 años» y ha recalcado que con Corbyn el partido se ha visto «infectado con el flagelo de antisemitismo».

Suscríbete a nuestro nuevo canal

Los otros siete diputados laboristas presentaron este lunes su nuevo grupo parlamentario y justificaron su salida del laborismo por su rechazo a la estrategia de Corbyn con el Brexit, especialmente por negarse a apoyar un segundo referéndum, y por entender que sería «irresponsable» apoyar a Corbyn como primer ministro por su posición en temas internacionales y con respecto a la OTAN.

Tras conocer la salida de los siete parlamentarios, el líder laborista se declaró «decepcionado» por su marcha y lamentó que no se vean capaces de seguir defendiendo las políticas laboristas, que «inspiraron a millones de personas en las últimas elecciones».

También hay bajas en las filas de May

Tres diputadas del Partido Conservador británico han anunciado este miércoles su salida del grupo por el «giro a la derecha» que le atribuyen a la formación, si bien han reconocido que la gota que ha colmado el vaso ha sido «la desastrosa gestión del Brexit» por parte del Gobierno de Theresa May.

Heidi Allen, Anna Soubry y Sarah Wollaston, miembros de la rama más europeísta de los ‘tories’, han explicado en una nota que votaron a May por su perfil «moderado» y por su capacidad para «modernizar» el partido. Sin embargo, consideran que está a merced de lo que le dictan los movimientos más conservadores.

«El Brexit ha redefinido el Partido Conservador, deshaciendo todos los esfuerzos para modernizarlo», han lamentado las diputadas. «Nosotras no hemos cambiado, sí lo ha hecho el Partido Conservador, que ya no refleja los valores y creencias que compartimos con millones de personas de todo Reino Unido», han alegado.

Allen, Soubry y Wollaston aseguran que «la gota que ha colmado el vaso ha sido la desastrosa gestión del Brexit», comenzando por el hecho de que, tras el referéndum de junio de 2016, no se habrían emprendido «verdaderos esfuerzos» para construir un «consenso nacional» y, en cambio, «la prioridad ha consistido en fijar líneas rojas».

Así, han lamentado que el partido «esté llevando imprudentemente al país a un salto al vacío», como han descrito la posibilidad de que Reino Unido abandone la UE el próximo 29 de marzo sin ningún tipo de acuerdo. Las tres diputadas se unirán ahora al Grupo Independiente constituido en la Cámara de los Comunes por siete laboristas que también abandonaron las filas de su partido.

May lamenta la salida

May ha lamentado la deserción de sus compañeras, a las que ha agradecido el servicio prestado. La primera ministra ha admitido que la salida de Reino Unido de la UE ha supuesto una «fuente de discrepancia» dentro del partido, pero ha defendido que cumplir el compromiso con el Brexit es «lo mejor para el país».

«Haciéndolo, podemos conseguir un futuro mejor», ha argumentado May, que ha dicho seguir comprometida con un partido defensor de políticas «decentes, moderadas y patrióticas».

Las deserciones limitan aún más el margen de actuación del Partido Conservador, que ya gobierna gracias al apoyo de los diez diputados del Partido Unionista Democrático (DUP) de Irlanda del Norte.

El Brexit, sin embargo, ya ha hecho saltar por los aires durante estos meses la dinámica de partidos en Reino Unido y las tres diputadas que han anunciado su dimisión este miércoles ya habían votado en contra del Tratado de Retirada planteado por May para ratificar el divorcio del bloque comunitario.