PUBLICIDAD
ENTRE DEMÓCRATAS E INDEPENDIENTES

Crece la popularidad de Trump tras desinflarse la ‘trama rusa’

|

No deja de ser curioso que el dato coincida con la detención del líder de WikiLeaks, Julian Assange.

El presidente Donald Trump ha alcanzado su máxima cota de aceptación entre los electores estadounidense, un 45%, que solo ha logrado en tres ocasiones a lo largo de su mandato. El considerable ascenso se debería al informe que, tras dos años de investigación exhaustiva, entregó el fiscal especial Robert Mueller sobre la hipotética colusión de la campaña del entonces candidato Trump con agentes rusos para manipular las elecciones. El resultado, si lo recuerdan, era que no existía la menor pueba, el más pequeño indicio, nada.

PUBLICIDAD

Curiosamente, la popularidad del presidente no ha aumentado entre los votantes de su partido, el republicano, cuyas cifras permanecen estables, sino entre demócratas e independientes.

No deja de ser curioso que el dato coincida con la detención del líder de WikiLeaks, Julian Assange, cuyas filtraciones de los correos internos de la maquinaria demócrata fueron esenciales en la victoria de Trump.

De hecho, la aparición en los medios de una gran cantidad de correos intercambiados por colaboradores de la campaña de Hillary y el comité nacional del partido, en el sentido de que este último había interferido en las primarias para que no ganara el rival de Clinton por la candidatura demócrata, Bernie Sanders, fue un factor determinante y, sobre todo, muy real, a años luz de una fantasmagórica ayuda de los ‘hackers’ de Putin.

Los enemigos de Trump dan por hecho que Julian actuaba conchabado con los rusos aunque, una vez más, sin prueba alguna que lo avalara, aunque en este caso no es una posibilidad en absoluto descartable. En cualquier caso, paradójicamente, la Administración Trump se ha mostrado igualmente hostil con Assange y con los rusos, lo que debería dar una pista a alguien medianamente avispado.

PUBLICIDAD