PUBLICIDAD

El asesino de París se había convertido al islam hace año y medio

|

Al menos cuatro personas, tres de ellas agentes, han muerto este jueves acuchilladas a manos de un trabajador de la Prefectura de Policía en París que se había convertido hace 18 meses al islam.

El asaltante, que trabajaba en el departamento informático de la Dirección de Inteligencia de la Prefectura de Policía (DRPP), ha sido abatido en el patio de la Prefectura.

PUBLICIDAD

Según ha explicado el ministro de Interior, Christophe Castaner, el agresor tenía 45 años y trabajaba desde 2003 en la Prefectura de Policía. «Nunca había presentado dificultades de comportamiento ni la más mínima señal de alerta» hasta que «esta mañana ha cometido este recorrido mortal», ha subrayado.

Los fallecidos, todos trabajadores de la Prefectura, son tres hombres y una mujer, ha precisado el fiscal de París, Remy Heitz, aclarando que se trata de tres policías y un agente administrativo.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

Según ha precisado, está en marcha una «investigación criminal» por cargos de «homicidio voluntario» y de «tentativa de homicidio voluntario» con el fin de «esclarecer los motivos del paso a la acción» del agresor.

Detenida su mujer

Heitz ha informado de un registro en su domicilio, situado en Gonesse, en Val d’Oise, y ha aclarado que está en contacto con el fiscal antiterrorista para «evaluar la situación» y decidir el procedimiento judicial a seguir, si bien ha dejado claro que por el momento es la Fiscalía de París la encargada del caso.

Fuentes de la Fiscalía de París han confirmado a la cadena BFMTV que la mujer del autor de los hechos ha sido detenida, sin que por ahora haya más detalles sobre los motivos del arresto.

PUBLICIDAD

De acuerdo con ‘Le Parisien’, el presunto homicida ha atacado con un cuchillo de cocina a tres agentes en dos oficinas de la primera planta del edificio en torno a las 13.00 horas, tras lo cual se ha dirigido a la escalera, donde ha agredido a dos mujeres.

«He visto a un hombre con un cuchillo en la mano que corría detrás de un policía», ha contado un agente que ha sido testigo de los hechos al diario.