HAY TRES DETENIDOS

El atacante de Utrecht no conocía a sus víctimas y la Fiscalía trabaja con el móvil terrorista

|

El autor del tiroteo en una estación de tranvía en la ciudad holandesa de Utrecht no tenía ninguna relación con sus víctimas, según ha desvelado este martes la Fiscalía holandesa, después de que se hubiera barajado un posible móvil personal en los hechos.

Según la Fiscalía, las víctimas del ataque son una mujer de 19 años, de Vianen, y dos hombres de 28 y 49 años, ambos naturales de Utrecht. Además, en el ataque resultaron heridas de gravedad otras tres personas.

Así las cosas, los fiscales han indicado que siguen considerando como hipótesis el móvil terrorista en el ataque, dado que se halló una carta en el coche en el huyó el autor del tiroteo y por la naturaleza de los hechos.

Hay tres detenidos

Además, la Policía de la localidad holandesa ha aclarado este martes que continúan arrestadas las tres personas que fueron detenidas por su supuesta implicación en el tiroteo que acabó con la vida de tres personas.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

«En relación a los tres sospechosos arrestados en relación con el tiroteo en 24 Oktoberplein, en Utrecht, estas tres personas siguen detenidas y siguen siendo sospechosas», ha afirmado la Policía de la ciudad holandesa, en un mensaje publicado en su cuenta de la red social Twitter.

Las autoridades holandesas informaron el lunes de la detención de tres personas por su supuesta implicación en el tiroteo que acabó con la vida de tres personas y dejó a otras cinco heridas en una estación de tranvía en Utrecht.

El principal sospechoso del ataque ha sido identificado como Gökmen Tanis, un ciudadano turco de 37 años que se dio a la fuga tras abrir fuego contra un tranvía el lunes a las 10.45 horas en la estación de la intersección 24 Oktoberplein.

El mensaje de la Policía de Utrecht llega minutos después de que el alcalde de Utrecht, Jan van Zanen, haya asegurado en una radio local que dos de los tres detenidos por el tiroteo han sido ya liberados porque los investigadores creen que no tienen relación con los hechos.