DETENCIÓN PREVENTIVA

El Gobierno austriaco propone la detención preventiva de refugiados considerados peligrosos

|

El Gobierno de Austria es partidario de poner en detención preventiva a los solicitantes de asilo que sean considerados un riesgo para la seguridad nacional, en línea con una directiva de la UE que ya se habría aplicado en alrededor de una decena de países del bloque.

El ministro del Interior austriaco, Herbert Kickl, ha confirmado la propuesta a raíz del debate surgido tras el apuñalamiento de un asistente social en la localidad de Dornbirn. El responsable sería un hombre de origen turco -aunque nacido en Austri– que ya había sido deportado en 2009 por varias condenas.

A pesar de que Kickl se ha referido a este caso y al asesinato de una niña a manos de un solicitante de asilo sirio, el ministro ha asegurado que el Gobierno no tiene por objetivo reducir el número de refugiados.

En este sentido, ha abogado por «enviar señales claras» a quienes se estén planteando migrar a territorio austriaco y ha anunciado que los centros de recepción pasarán a ser catalogados como «de salida».

La coalición gobernante que encabeza el primer ministro, Sebastian Kurz, tiene complicado alcanzar la mayoría de dos tercios que necesita en el Parlamento para cambiar las políticas actuales en materia de detención.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

La nacionalidad de los yihadistas alemanes

La Unión Cristiano Demócrata (CDU) de la canciller alemana, Angela Merkel, quiere privar de la ciudadanía alemana a los combatientes del grupo terrorista Estado Islámico con doble nacionalidad.

La CDU, que encabeza la coalición de Gobierno con los socialdemócratas (SPD), ha dicho este lunes que quiere que la ministra de Justicia, Katarina Barley, presente una propuesta legislativa tan pronto como sea posible.

El secretario general del partido, Paul Ziemiak, ha dicho que la ministra lleva meses sin actuar ante la propuesta realizada por el Ministerio del Interior y ha defendido que avanzar en ello «también es una cuestión de seguridad en Alemania, si estas personas desean regresar».

Solo alrededor de un tercio de los alemanes que viajaron a Oriente Próximo para unirse a Estado Islámico tienen doble nacionalidad. A aquellos que solo tienen ciudadanía alemana se les tiene que permitir regresar a Alemania conforme a la Constitución del país.

Estados Unidos está presionando a sus aliados para que acepten el retorno de sus ciudadanos que lucharon en las filas de Estado Islámico o apoyaron al grupo islamista. Muchos han sido capturados por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza liderada por las milicias kurdas sirias y que cuentan con el respaldo de Washington.