PUBLICIDAD

El último disparate de la ONU: llama a reducir el consumo de carne para ‘combatir’ el cambio climático

|

La ONU decreta qué se puede comer y qué no.

La meta del Acuerdo de París de mantener el calentamiento global muy por debajo de 2 grados «no podrá lograrse sin cambios en el uso global del suelo, que llevan aparejados nuevos hábitos en el consumo de alimentos», según un informe de la ONU.

PUBLICIDAD

En el documento, aprobado tras cinco días de reuniones de científicos en la 50 sesión del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC, dependiente de Naciones Unidas), se decreta qué se puede comer y qué no, y se destaca que «una mejor gestión del suelo puede contribuir a frenar el cambio climático, aunque no es la única solución».

El informe, segundo de los tres encargados al IPCC tras la firma del Acuerdo de París de 2016 para facilitar su cumplimiento, es clave para futuras negociaciones entre Estados firmantes e influirá en las que se produzcan durante la cumbre climática anual que se celebrará en diciembre en Santiago de Chile.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

El amplio análisis contiene recomendaciones para que los gobiernos dicten políticas con el fin de cambiar el uso forestal y agrícola del suelo para así contribuir a la lucha contra el cambio climático, teniendo en cuenta que, entre otras cosas, los bosques absorben cerca de un tercio de las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

En este sentido, en el documento se recomienda la puesta en marcha de «políticas que reduzcan el despilfarro de comida e influyan en la elección de determinadas opciones alimentarias», en alusión a dietas menos carnívoras y que reduzcan la población obesa o con sobrepeso, próxima a los 2.000 millones de personas.

PUBLICIDAD