'CUALQUIER PRESIÓN QUE SEA NECESARIA'

Guaidó abre la puerta a una intervención militar de EEUU para derrocar a Maduro

|

Josep Borrell ha desvelado este viernes que ha trasladado a EEUU que España está en contra de una intervención militar y que no la apoyaría en la conversación telefónica que mantuvo este jueves con el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton.

El autoproclamado «presidente encargado» de Venezuela, Juan Guaidó, ha rechazado este jueves descartar una intervención militar de Estados Unidos para derrocar a Nicolás Maduro y ha resaltado que la población quiere que esto ocurra con «cualquier presión que sea necesaria».

«Nosotros estamos en Venezuela haciendo todo lo posible para presionar, para que no tengamos que enfrentarnos a un escenario que nadie desearía tener», ha manifestado, en una entrevista concedida a la cadena de televisión estadounidense CNN.

Durante la misma, ha subrayado que «la gran mayoría de la familia militar» quiere «cambio» en el país, al tiempo que ha reiterado su petición al Ejército para que retire su apoyo a Maduro.

«Hemos hecho un llamado muy claro a las Fuerzas Armadas», ha dicho, antes de resaltar que «un pequeño sector» de los militares apoya al presidente.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

Así, ha señalado que la gran mayoría de la familia militar vive las mismas necesidades que todo el pueblo de Venezuela y por ende quiere cambio», al tiempo que ha denunciado que los guardias que «manifestaron su descontento» y llamaron a derrocar a Maduro «están siendo torturados».

«Es parte por lo cual tratan de controlar y generar miedo. No es nuevo. Es nuevo en las Fuerzas Armadas, pero durante mucho tiempo han tratado de hacer un control social con la ciudadanía, que a todas luces no ha funcionado porque estamos en las calles, nos estamos manifestando y estamos ejerciendo nuestro derecho», ha recalcado.

Guaidó ha enviado además un mensaje en inglés al «pueblo estadounidense». «Queremos reconstruir nuestro país y nuestra libertad», ha sostenido. Por último, ha reiterado su negativa a mantener un diálogo con Maduro para solucionar la crisis política.

El pasado 23 de enero, Guaidó se autoproclamó «presidente encargado» en respuesta a la decisión de Maduro de iniciar el 10 de enero un segundo mandato que ni la oposición ni gran parte de la comunidad internacional reconocen porque dicen que se basa en unas elecciones presidenciales, las del 20 de mayo, no democráticas.

Guaidó se ha fijado como ‘hoja de ruta’ cesar la «usurpación del poder» y crear un gobierno de transición que conduzca a la celebración de unas elecciones «libres». Estados Unidos, Canadá y la mayoría de los países de la región le han reconocido como «presidente encargado» y le han ofrecido su apoyo en esta «transición democrática».

En esta semana, la tensión se ha disparado en las calles. En estos días, al menos 43 personas han muerto y 850 han sido detenidas desde el 21 de enero, según el balance actualizado este martes por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

España rechaza la intervención militar

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha desvelado este viernes que ha trasladado a Estados Unidos que España está en contra de una intervención militar y que no la apoyaría en la conversación telefónica que mantuvo este jueves con el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, a iniciativa del estadounidense.

«Hay que tener mucho cuidado con estos temas de las intervenciones militares», ha subrayado Borrell, que ha desvelado que ayer habló con Bolton «de Venezuela».

En declaraciones a la prensa en Bucarest al término de la reunión informal de dos días con sus colegas de la UE, que ha estado dominada por la crisis venezolana, el ministro ha indicado que aprovechó la ocasión para dejarle «muy claro» que «España no apoyaría y estaría en contra de una intervención militar extranjera» en Venezuela.