ANDORRA

La mancha negra

|

Maria Gabriela Chávez reveló que Andorra era la puerta de entrada del dinero expoliado por los chavistas.

Andorra aparece, con toda justicia, en el rastro nauseabundo del espolio petrolero que los bolivarianos han perpetrado en Venezuela. Los contratos de hidrocarburos de PDVSA y sus filiales, además de comprar voluntades de políticos internacionales y de financiar las perversiones ideológicas hijas del Foro de Sao Paolo, han enriquecido obscenamente a los jerarcas de Régimen chavista-madurero.

El problema para ellos era como blanquear esa “pasta-negra” robada de su país y llevarla a Occidente para garantizarse el futuro. Probadas otras, una alternativa fue Andorra, cerca de España y Francia y lugar discreto hasta 2015. “La tenemos”, algo parecido a eso debió a exclamar el oficial norteamericano que perseguía el dinero de los Chávez en 2014.

Habían detectado una transferencia a la banca andorrana BPA (Banca Privada d’Andorra) de 4 millones de dólares a nombre de “la predilecta”. Ni más, ni menos que Maria Gabriela Chávez, la menor de las hijas de su primer matrimonio y “primera dama” por decisión de padre durante muchos años. Luego Maduro la llevó, en 2014, a la ONU como embajadora de Venezuela.

La fiscalía de los EE.UU puso en marcha a sus servicios de blanqueo – el FinCen (Financial Crime Enforcement Network) o unidad de Delitos Financieros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos- y entraron en la BPA andorrana como elefante en cacharrería. Sacaron “petróleo”, pero menos. Tal vez se precipitaron: detectaron el primer envío de Maria Gabriela Chávez Colmenares al país de las nieves. Cuatro millones de dólares son penauts para el narco estado y sus familias. La preferida de Chávez es una de las personas más ricas del mundo.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

Pero, la investigación levantó que por allí habían pasado varios miles de millones de dólares y que el sistema financiero andorrano era utilizado masivamente para blanquear el dinero del petróleo expoliado en Venezuela por los Chávez, los Cabello (la familia de Diosdado) o los Padrino (Vladimiro, ministro de Defensa).

Mezclados entre transferencias de la mafia rusa de Andrei Petrov (muy activa en Lloret de Mar y del chino Gao Ping, aparecían envíos más suculentos de la familia chavista de Rafael Ramírez Carreño, ministro del petróleo y grande de PDVSA. EL que ahora dice que Zapatero fue “comprado” con contratos petroleros por Maduro y que algunos “llevan el nombre de Cortina”. El primo hermano de Ramírez -Diego Salazar- fue atrapado en una “escapada” a Andorra. El testaferro de Ramírez tenía en la BPA 200 millones de dólares. La “caja fuerte” de los Pirineos era reventada sin miramientos y la banda de los hermanos Higini y Ramón Cierco fue intervenida y más tarde puesta en manos de un norteamericano de confianza para Washington. Eses es el momento en el que los Cierco y tal vez algunos clientes suyos caribeños contactan con Baltasar Garzón para sus defensas, como contactaron con Dominique de Villepin, que fue primer ministro de Francia. ¿Será por dinero? Andorra dejó de ser la pita libre de aterrizaje de la mancha negra del petróleo. “No menos de 5.000 millones de dólares pasaron por allí”, me confesó uno de los investigadores.

Otros tomaron el relevo al Principat, por ejemplo al ABN Amor Bank NV, un banco global holandés. En 2014, estallaba esta otra “mancha negra”. Algunos dueños invisibles de empresas mixtas de PDVS exportaban “barriles” de dólares a través de esa entidad en junio de 2014. Jorge Arreaza (yerno de Chávez) y que fuera vicepresidente de Maduro obtuvo de PetroPiar 214,5 millones de dólares. Maria Gabriela (la preferida) sacaba 137,8 millones de dólares de PetroCedeño, S.A. Por su parte, Adán Chávez (hermano mayor de Hugo Chávez) recibió de PetroMonagas, 352,2 millones de dólares. Finalmente, José Vicente Rangel, ex vicepresidente de Venezuela y autor de “Expediente Negro” sobre violaciones de derechos humanos en su país, recibió de ANDPetrolera Sinovensa 194,3 millones de dólares. En total, cerca de 1.000 millones de dólares del envío de 2014. La “mancha negra”.