TRAS SU SUSPENSIÓN DEL PPE

Orbán no se achanta ante Bruselas: ‘Les hemos bajado los pantalones y están enfadados’

|

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, ha planteado este domingo reanudar su campaña contra la Unión Europea después de que el Partido Popular Europeo suspendiera de filas a su partido Fidesz precisamente por acusar al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, de defender la inmigración ilegal.

«La gente de Bruselas está un poco enfadada porque, al principio de la campaña, informamos de lo que pretendían hacer. Les hemos bajado los pantalones y claro, están enfadados», ha declarado Orbán, cuyas palabras sobre Juncker -a quien además calificó de títere del multimillonario húngaro-estadounidense George Soros- han sido repudiadas por la Comisión Europea.

Orbán ha retomado este domingo su discurso ante los medios. «No vamos a retroceder sólo porque nuestro oponente se haya ofendido y nos ataque haciendo gala de la furia que exhiben quienes han sido descubiertos como mentirosos», ha añadido.

Orbán también criticó a Frans Timmermans, vicepresidente de la CE y máximo candidato a la sucesión cuando Junker abandone el cargo tras las elecciones de mayo, a quien describió como un «burócrata desfasado» que vive en «una burbuja».

Suscríbete a nuestro nuevo canal

Orbán ha asegurado que el socialista Timmermans, una de las figuras más odiadas por el nacionalismo centroeuropeo, «ha perdido la confianza del pueblo» tras el descenso experimentado por su partido en las elecciones regionales de Países Bajos.

«Y aun así se atreve a darnos lecciones de democracia: un tipo al que han dado la patada en su propio país y que, sin embargo, sigue optando a un cargo en Bruselas a sabiendas de que su nombramiento debilitará la cooperación europea», ha lamentado.