PUBLICIDAD

Salvini anuncia elecciones generales en Italia

|

El líder de la Liga y ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, se ha cansado de las trifulcas con su socio de gobierno, el Movimiento 5 Estrellas, y con el primer ministro Giuseppe Conte y ha declarado su voluntad de romper la baraja e ir a elecciones.

«Como se hace evidente tras el voto sobre el TAV (Tren de Alta Velocidad), ya no hay mayoría”, ha declarado el polémico líder de la Liga. “Hay que ir a votar, y si intentan hacer un gobierno técnico, salir a la calle con horcas. #CrisiDiGoverno”.

PUBLICIDAD

Lo de ‘gobierno técnico’ hace referencia a la prerrogativa del presidente de la República de formar gobiernos ‘de gestión’ en caso de crisis insuperable. Justo antes de las pasadas elecciones, que dieron la victoria al M5E seguido de la Liga, y que acabó con un gobierno de coalición ‘contranatura’, algo parecido a una coalición de Podemos y Vox, Italia había tenido hasta tres primeros ministros sin pasar por las urnas.

Pero ha llovido bastante desde que se formara la coalición in extremis, cuando el presidente Sergio Mattarella estaba ya a punto de crear un gabinete ‘técnico’ formado básicamente por el Partido Democrático (PD). La Liga está ya por encima de sus socios ‘mayores’ en las encuestas, igual que fueron el partido más votado en las pasadas europeas.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

Salvini, que se reservó una vicepresidencia y el cargo de ministro del Interior, fue desde el minuto uno a cumplir su principal promesa electoral: cerrar el grifo de una inmigración ilegal que en dos años había hecho desembarcar unos 700.000 subsaharianos en el país, colapsando servicios sociales y provocando problemas de convivencia y seguridad.

Salvini cerró los puertos, en un pulso casi diario con las ONG financiadas directa o indirectamente por Soros y sus barcos ‘de rescate’ -más bien, ferries de recogida en las costas de Libia-, decididos a seguir sus desembarcos.

La actitud de Salvini ha sido tan popular con los italianos corrientes como odiada por todos los demás, los ‘sospechosos habituales’, desde la oposición al ‘komentariat’ político, los grandes medios, los gobiernos extranjeros, la Unión Europea, las ONG, etcétera: los mismos, en fin, que braman contra Trump o contra el Brexit.

PUBLICIDAD

Pero, ya digo, con los italianos de a pie ha sido mano de santo, y su popularidad están en su cénit. Quizá por eso, y porque sus socios de Gobierno no hacen más que ponerle palos en las ruedas, es por lo que ha pedido que las elecciones se celebren «lo antes posible». » Nos dicen que no podemos reducir los impuestos. Nosotros [lo] demostraremos, si nos dais la fuerza para hacerlo», dijo Salvini un mitin en Pescara (centro-este) ante sus simpatizantes.

Estos ataques provocaron el enfado de su exaliado Luigi Di Maio, líder del M5E, igualmente viceprimer ministro, así como del jefe del Gobierno Giuseppe Conte, cercano al movimiento.  «No es competencia del ministro del Interior convocar al Parlamento», criticó Conte. Este último estimó que Salvini deberá «explicar a los electores que creían en la posibilidad de un cambio las razones que le han llevado a interrumpir brutalmente» la coalición.

Es apostar muy fuerte, porque nadie querrá tocarle después de las elecciones ni con un palo, al menos entre los partidos convencionales o su propio socio de gobierno de hoy. Pero no tiene malas cartas: la intención de voto de la Liga roza el 40%, holgadamente por encima de cualquier otra formación.

PUBLICIDAD