REPUESTA DE ALEMANIA

Trump exige a los países de la UE que ‘tomen de vuelta’ a sus yihadistas capturados en Siria

|

El Servicio de Acción Exterior y de Seguridad Común de la UE, como ahora hace Trump, sí ha recomendado a los Estados miembro que acepten de vuelta a sus combatientes nacionales, especialmente a los menores.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado este domingo a través de Twitter que su Gobierno ha pedido a sus aliados europeos que «tomen de vuelta» a unos 800 milicianos de Estado Islámico capturados por las fuerzas norteamericanas en Siria para luego juzgarles, ya que la alternativa «sería ponerles en libertad». El presidente se refiere a los yihadistas con nacionalidades de países europeos que han viajado hasta Siria para unirse al ISIS.

«Estados Unidos ha solicitado a Reino Unido, Francia, Alemania y otros aliados europeos que tomen de vuela a más de 800 milicianos de Estado Islámico que capturamos en Siria y les procesen. El califato está preparado para caer. La alternativa a esto no es nada buena, ya que nos veríamos forzados a dejarles en libertad…», ha afirmado el mandatario a través de Twitter.

Según ha afirmado Trump, Estados Unidos quiere evitar a toda costa que estos milicianos «penetren en Europa», donde de acuerdo con sus informes de seguridad es dónde iban a ser enviados por Estado Islámico.

«Hacemos tanto y nos gastamos tanto dinero que ya es hora de que otros den un paso hacia delante y hagan el trabajo que son tan capaces de hacer. Nos vamos a retirar en cuánto consigamos la victoria un 100 por ciento segura sobre Estado Islámico», ha concluido.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

Alemania no lo ve tan sencillo

El ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, ha replicado este lunes al presidente estadounidense, Donald Trump, que «no es tan sencillo» que Europa acepte de vuelta a más de 800 combatientes del Estado Islámico capturados en Siria. «No es tan sencillo como la parte americana sugiere», ha avisado el jefe de la diplomacia alemana a su llegada la reunión con sus homólogos de la UE.

Ha asegurado que el marco legal del país estipula que «los ciudadanos alemanes son autorizados a volar de regreso» pero ha dejado claro que «estas personas solo podrán volver a Alemania si se establece que podrán ser detenidas» y se determina que han combatido para el Estado Islámico para abrirles un proceso judicial, algo que no está claro en la actualidad. «No es tan sencillo como la parte americana sugiere», ha replicado.

El ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, no ha hecho comentarios sobre la exigencia de Washington para que Europa acepten de vuelta a sus combatientes de vuelta y se ha limitado a avisar de que aunque «los últimos bastiones territoriales del Estado Islámico en Siria están a punto de caer» ello «no significa de que su actividad se haya acabado».

«Al contrario, hay riesgo de actividad en solitario ahora», ha avisado, al tiempo que ha dejado claro que para «reconstruir la paz» en Siria hace falta «un proceso político vinculado a la aplicación de las resoluciones de la ONU». «De lo contrario, no podrá haber una paz sostenible en Siria», ha remachado.

La ministra de Justicia gala, Nicole Belloubet, ha dejado claro que por ahora Francia no ha cambiado su política sobre los combatientes yihadistas y decidirá «caso por caso». «Por ahora, Francia no está respondiendo a las demandas» de Trump, ha subrayado en declaraciones a la cadena France2.

El titular de Exteriores británico, Jeremy Hunt, cuyo Ejecutivo se ha mostrado muy reacio en el pasado a aceptar a yihadistas de vuelta, ha evitado pronunciarse sobre este punto a su llegada a la reunión.

La postura de la UE

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha dejado claro que «la petición era a los Estados miembros para que aceptaran de vuelta a sus nacionales», aunque la cuestión quizá se discuta al abordar la situación en Siria.

El Servicio de Acción Exterior y de Seguridad Común de la UE sí ha recomendado a los Estados miembro que acepten de vuelta a sus combatientes nacionales, especialmente a los menores.

Mogherini ha confiado en que la tercera conferencia internacional que acogerá Brsuselas sobre Siria en marzo sirva para movilizar ayuda humanitaria para los sirios, dentro y fuera del país, y respaldar «un proceso político, un proceso de transición en un momento en el que, definitivamente, situación no es particularmente alentadora», algo que abordará con el enviado especial de la ONU para Siria, Geir Pedersen, a finales de esta semana.

El bloque mantiene por ahora su posición de que la Unión Europea no apoyará la reconstrucción de Siria si no hay un proceso de transición «creíble» en marcha pese a que el régimen de Bashar al Assad ha recuperado fuerza sobre el terreno y presiona a los países europeos y árabes para que reabran sus embajadas en Damasco para afianzarle, algo que rechazan de plano países como Reino Unido, pero no de forma tan tajante Italia o España.