REUNIÓN CON BOLSONARO

Trump ratifica que ‘todas las opciones’ están encima de la mesa sobre Venezuela

|

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha ratificado este martes ante su homólogo brasileño, Jair Bolsonaro, que «todas las opciones están sobre la mesa» para resolver la crisis en Venezuela.

Trump, en declaraciones a la prensa desde la Casa Blanca, ha avanzado que uno de los temas a tratar durante la reunión con Bolsonaro serán las posibles soluciones para la crisis venezolana, pero ha rehusado aclarar por cuál apuesta.

«Sé exactamente lo que quiero que pase en Venezuela, pero vamos a hablar sobre un montón de opciones diferentes», ha dicho. «Todas las opciones están sobre la mesa», ha insistido, según informa CNN.

Además, ha reiterado que «lo que ocurre en Venezuela es una vergüenza». «Es difícil creer que uno de los países más ricos es ahora uno de los más pobres», ha lamentado.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

Ya en la rueda de prensa conjunta que han ofrecido tras la reunión, Trump ha repetido su llamamiento a los militares venezolanos para que dejen de apoyar a Maduro, que «no es más que una marioneta cubana». «El crepúsculo del socialismo ha llegado a nuestro hemisferio», ha sentenciado.

A modo de advertencia al líder ‘chavista’ y a quienes le respaldan, Trump ha subrayado que Estado Unidos «aún no ha adoptado las sanciones más duras». Las dictadas hasta ahora se sitúan «en el punto medio», pero «esto puede cambiar», ha enfatizado.

Por otro lado, ha asegurado que su Gobierno está «realmente feliz» por «haber ayudado a alimentar a miles y miles de venezolanos hambrientos». «Si las fuerzas de Maduro se hacen a un lado, podría ser un proyecto humanitario verdaderamente exitoso», ha añadido.

La crisis venezolana se agudizó el 10 de enero a raíz de la decisión de Maduro de iniciar un segundo mandato que no reconocen ni la oposición ni gran parte de la comunidad internacional por considerar que las elecciones presidenciales del 20 de mayo fueron un fraude.

El 23 de enero, el líder opositor Juan Guaidó se autoproclamó «presidente encargado» de Venezuela obteniendo el reconocimiento de gran parte de la comunidad internacional, incluidos Estados Unidos y Brasil, para que gestione una transición pacífica que culmine con nuevas elecciones.