PUBLICIDAD
CON EL DÍA POR DELANTE

Acostumbrados

|

Mítines electorales con protección policial. Insultos, amenazas, abucheos, pedradas y agresiones a VOX, Partido Popular y Ciudadanos. Es la campaña electoral de una España que se juega su futuro, su esencia, el próximo 28 de abril y que se ha acostumbrado peligrosamente a que sus mayores enemigos -a saber, la izquierda y el separatismo- intenten silenciar a quienes no piensan como ellos.

No es normal, y no debería parecérnoslo, asistir a un acto electoral con miedo o bajo amenazas. Pero la izquierda ha conseguido, también en esto, que muchos ciudadanos y no pocos medios de comunicación centren su atención en la alerta antifascista activada por Pablo Iglesias o en los mensajes distorsionados y tachados de extremistas, y no en el hecho cierto de que nuestro país discurre estos días por una peligrosa senda de violencia y ausencia de libertad que recuerda a días aciagos. Y todo, sin que el presidente del Gobierno y aspirante socialista a repetir en la Moncloa haya entonado una mísera condena.

PUBLICIDAD

Comienza así una semana que combinará las procesiones de Semana Santa con otras, las de los golpistas hacia el Supremo -tenemos sesiones de juicio hasta el miércoles– y en la que los políticos tratarán de convencer a las ‘parroquias’ de que su papeleta es la mejor. Lo malo es que algunos tendrán que hacerlo con policía a la puerta. No nos acostumbremos a eso.

Impuestos, pensiones y empleo: Las propuestas de los partidos en materia económica

Inmigración, terrorismo… Las propuestas de los partidos en materia de seguridad

PUBLICIDAD