PUBLICIDAD
CON EL DÍA POR DELANTE

Con la mejor verdad posible

|

Votar en conciencia dejando el miedo a un lado parece la mejor forma de disfrutar de esa ‘fiesta de la democracia’ de la que nos hablan los políticos.

Martes primaveral… y electoral. Con la Junta Electoral Central como ‘aliada’ perfecta en la politización de las instituciones del Gobierno Sánchez tras el sí del organismo a las ruedas de prensa de ‘viernes sociales’, desde otros partidos y no pocos medios de comunicación se hace campaña de otra forma. La vieja y conocida bandera del miedo, del voto inútil, de la fragmentación electoral…

PUBLICIDAD

Como en el amor y en la guerra, en política casi todo vale, eso lo sabemos. Y por eso es comprensible que desde portadas de periódico hasta cuentas de Twitter pasando por editoriales radiofónicos, muchos se alíen en la tarea de evitar el éxodo de votantes populares a VOX. Pero, aún sabiéndolo, no está de más denunciarlo. Más que nada para equilibrar un poco la balanza y conseguir, si está en nuestra mano, que el elector -que electores somos todos- acuda a las urnas con la verdad -o la mayor cantidad posible de verdad- en la mano.

Con la ley D’hondt y las complicadas fórmulas que la explican, hay ejemplos para todos los gustos. Dependiendo del tamaño de la circunscripción y del número de escaños a repartir, encontramos ejemplos en los que votar a VOX beneficia una eventual alianza de ‘las derechas’. También ejemplos de lo contrario. Nos dicen lo uno y lo otro. Pero, cuentas aparte, parece que la pregunta que deberían hacerse los ciudadanos antes de depositar su voto en una urna no es -o no debería ser- el frío cui bono -a quién beneficia-. Al final, votar en conciencia dejando el miedo a un lado parece la mejor forma de disfrutar de esa ‘fiesta de la democracia’ de la que nos hablan los políticos. Que, ya lo decían en la antigua Roma, “nadie llegó a la cumbre acompañado por el miedo”.

Y ahora sí, a por un martes, como hemos dicho, electoral, que nos trae una nueva sesión testifical en el juicio al golpismo catalán y una interesante rueda de prensa en la que las asociaciones de memoria histórica presentan sus propuestas para el futuro gobierno tras el 28A. Que Dios nos coja confesados.

PUBLICIDAD