CON EL DÍA POR DELANTE

Del debate a la idea

|

Terminado el doble trámite del debate; convencidos los más fieles de que su candidato ha sido el mejor; desencantados algunos con el nivel demostrado por nuestros políticos, ha llegado la hora de abandonar el patio de butacas, ese desde el que hemos asistido -a veces atónitos, otras sonrojados por la vergüenza ajena– a esta campaña electoral y recorrer el camino hasta la urna. Del debate, de la representación, a los votos. Y, en medio de ese camino, una cuestión: la de las ideas.

Porque no es lo mismo una España en la que el aborto es un derecho que una en la que se considera un crimen despenalizado en circunstancias extremas. Porque no es igual una España que trabaja en el desarrollo y mejora de las unidades de cuidados paliativos que otra que envía a los enfermos y ancianos el mensaje de que ante la debilidad sólo cabe la muerte institucionalizada. Porque no es lo mismo un Gobierno dispuesto a defender España incluso de sus enemigos internos que otro acomplejado y cómplice de los anarco-separatistas.

Hemos podido oír sus ideas; conocemos ahora sus formas y su fondo. Restemos a la valoración que de cada uno tengamos la cuota inevitable de mentira electoral y tendremos una aproximación más o menos fiel de lo que podremos esperar de uno u otro candidato.

Quedan pocos días para el 28A y, si algo han dejado claro estos días de campaña, es que España se la juega.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

Sánchez, desbordado en un debate hecho a su medida

Los mejores memes del segundo debate: las redes sociales despliegan su ingenio

VOX, el partido que ‘más representa los valores católicos’

Abascal se mofa del debate de ‘los cuatro jinetes del Apocalipsis’: ‘Traición y marketing’