PUBLICIDAD
CON EL DÍA POR DELANTE

Diez horas y sumando

|

Diez horas de inaceptable retraso por parte del Gobierno de la Nación en llevar a cabo su trabajo, su obligación, que no es otra que cumplir y hacer cumplir la ley.

Casi diez horas -en el momento en que se escriben estas líneas- han pasado ya del fin del plazo dado por la Junta Electoral Central al Gobierno de la Generalitat para la retirada de los lazos amarillos y propaganda separatista de edificios públicos.

PUBLICIDAD

Diez horas de esperado incumplimiento por parte del golpismo catalán -es sólo uno más de los desacatos y desafíos al estado de Derecho- y diez horas de inaceptable retraso por parte del Gobierno de la Nación en llevar a cabo su trabajo, su obligación, que no es otra que cumplir y hacer cumplir la ley.

Escuchábamos este miércoles a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, afirmar con seguridad que los lazos se quitarían. “Y seguramente se impondrá una sanción [a Torra]”. ¿A qué esperan? ¿Por qué los únicos lazos que han caído son los retirados por ciudadanos hartos del separatismo totalitario? ¿Por qué la guardia urbana de Barcelona se pone de parte del infractor y no de la ley?

Es buen momento para ver cómo el mismo Ejecutivo que pactó y que volvería a pactar con el separatismo hace frente ahora al desacato de Torra o hace evidente su indigno pasteleo con quienes quieren romper España. Diez horas de retraso y sumando. Desde hace diez horas la e de ‘español’ que adorna las siglas del partido socialista está de más con el Ejecutivo de Sánchez al frente.

Antes de despedirnos, dos pinceladas de lo que nos depara el día: el que fuera mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero , comparece ante el Supremo para dar cuenta de su actuación al frente de la policía autonómica. En el capítulo social, el PP tiene trabajo por delante para explicar la delirante -por decirlo suavemente- propuesta de retrasar la expulsión de inmigrantes ilegales embarazadas… si deciden dar a su hijo en adopción. Mucho, ya decimos, que explicar.

PUBLICIDAD