PUBLICIDAD

Elija su realidad

|

Leo en El Mundo, en un artículo sobre la niña Greta, que “su activismo no es tan espontáneo como parecía”, y me pregunto para quién escriben en la prensa de papel. ¿Como le parecía a quién? ¿Qué adulto con dos dedos de frente podía pensar en el siglo XXI que una adolescente sueca que se niega a ir al cole los viernes “para salvar el planeta” es recibida en foros internacionales por jefes de Estado y grandes empresarios y celebridades “espontáneamente”?

Sería bastante patético que quienes viven de contar lo que pasa al resto de los mortales fueran los más ingenuos y poco incisivos de los mortales. No hay nada espontáneo en Greta, ni Open Arms se dedica a rescatar náufragos en el Mediterráneo, ni Pedro Sánchez tiene la menor intención de dar cuotas de poder a Podemos.

PUBLICIDAD

En los tres casos, y en casi todos los otros, la explicación está en la búsqueda de poder. Echen un vistazo a las primeras de los periódicos en el quiosco, y apenas habrá una noticia que no refleje una sofocante lucha de poder en la que todo vale y en la que no queda un palmo de terreno común entre las facciones. A medida que la lucha se hace más enconada, la batalla por la información se exacerba hasta el punto de asistir a ‘realidades’ completamente distintas, como de universos paralelos.

Suscríbete a nuestro nuevo canal