CON EL DÍA POR DELANTE

La Cataluña secuestrada

|

Que nadie venga a decirnos que en Cataluña hay normalidad

Carreteras cortadas, agentes del orden agredidos, historias de ciudadanos que no consiguen llegar a su trabajo y, lo peor, el Parlamento catalán vacío, también en huelga. El gobierno sucesor del golpismo se pone, una vez más, del lado de la violencia y de la división social en una huelga convocada por la Intersindical CSC -la del asesino Carles Sastre; la del miembro de la CUP condenado por matar a base de bombas a José María Bultó y a Joaquín Viola-.

Que nadie venga a decirnos que en Cataluña hay normalidad; que nadie venga a convencernos de que un Gobierno que se dice dispuesto a ‘dialogar una salida política al conflicto’ es digno de representar a un solo español. Que nadie quiera quitarnos la razón por afirmar que España necesita decir ‘basta ya’ a las indignas cesiones al separatismo radical.

Y esta huelga, esta asquerosa huelga, llega el mismo día que la persona de Pedro Sánchez presenta con honores su libro -el libro, sin el ‘su’, para ser más exactos- y tortura a los asistentes con otra dosis de enfermiza egolatría. A por el jueves.

Suscríbete a nuestro nuevo canal