CON EL DÍA POR DELANTE

La negociación

|

Nos hemos acostumbrado tanto y con tan dañina naturalidad a esto de la negociación, que leemos sin inmutarnos el día a día de la extorsión separatista al Gobierno de España.

El plazo expira el próximo miércoles y, hasta entonces, los independentistas catalanes tensan la cuerda con un objetivo -el derecho de autodeterminación en la mesa de negociación de partidos- sobre la mesa. Mientras, el Gobierno de España, muy lejos de la dignidad que se espera de él, intenta contentar con gestos de amistad a quien quiere dinamitar las bases mismas de ese Estado al que le faltan unos Presupuestos.

“Presión que se ejerce sobre alguien mediante amenazas para obligarlo a actuar de determinada manera y obtener así dinero u otro beneficio”, define la RAE la extorsión, y no hay forma más exacta de describir la presión que ‘alguien’ (el separatismo) ejerce sobre España: o cesión o mantenimiento de la enmienda. O, lo que es lo mismo: o cesión o no hay Presupuestos; o cesión o vamos a elecciones.

Sin saber todavía quién saldría peor parado de la cita electoral -si el PSOE de Sánchez o, como daño colateral, el separatismo, que podría encontrarse con un enemigo fuerte en Moncloa- sólo queda ver hasta dónde se tensa la cuerda de la extors… perdón, de la ‘negociación’. Eso sí, con un ejemplar de El arte de la guerra a mano. “Compare cuidadosamente el ejército contrario con el suyo, para que usted pueda saber en qué puntos tiene mucha fuerza y en cuáles es deficiente», dejó dicho Sun Tzu.

Suscríbete a nuestro nuevo canal