PUBLICIDAD

La ONU sobre Madrid

|

Cuando uno ha perdido la confianza en la mera política, en los tejemanejes del día entre los grupos de poder, lo más que se atreve a esperar es que se evite lo peor. Mis ilusiones en relación a la triple alianza que ha puesto a Isabel Díaz Ayuso al frente de la Comunidad de Madrid son, en consecuencia, perfectamente descriptibles.

Pero El País, ese fiel reflejo diario de las intenciones de las élites -llamarlas ‘ideas’ sería una exageración innecesaria-, me da hoy, al menos, un motivo de esperanza no menor. Leo en estas mismas páginas que el diario de reverencia titula hoy una pataleta verbal de esta guisa: «El pacto de las tres derechas en Madrid es contrario a los dictámenes de la ONU».

PUBLICIDAD

Imagino que no es cierto, pero hoy quiero creer y regocijarme. Porque si tuviera que resumir al máximo lo que me queda esperar de una formación o iniciativa política en el presente panorama es que sea contrario a los dictámenes de la ONU, esa mastodóntica burocracia que no responde a electorado alguno, que ha protagonizado los casos más escandalosos de corrupción y que sienta a Arabia Saudí en su comité de derechos humanos.

Suscríbete a nuestro nuevo canal