PUBLICIDAD
TRIBUNA

El lapsus de Adolfo Suárez Illana

|

El lapsus de Adolfo Suárez Illana, fue por falta de precisión en el tiro. Dijo “tras el nacimiento” en lugar de decir “hasta el nacimiento”.

Sólo por el cambio de esa palabra, no tan alejada de la realidad en las Multinacionales del aborto, le han premiado con la lluvia Ecuatorial más intensa de improperios, descalificaciones, insultos, etc, etc. He aquí alguna información para que tape las “bocazas” interesadas en los infanticidios ¿legales? ¿Eso justifica quitarle la vida a un ser humano?

PUBLICIDAD

Efectivamente, el día 22 de enero, martes, hace poco más de dos meses, se aprobó en Nueva York, en el Artículo 25 A, la legalización del aborto «up to birth»= «hasta el nacimiento». Lo llaman aborto tardío, referidos a dos supuestos: “Ausencia de viabilidad fetal y la protección de la vida o la salud de la paciente”. La Ley vigente hasta ahora autoriza el aborto hasta las 24 semanas, sabiendo incluso, que, con seis meses, todos los nacimientos son viables, dados los adelantos que la ciencia consigue día a día. Es decir, no son homicidios dolosos, involuntarios, son asesinatos (infanticidios) con intencionalidad, alevosía, indefensión y a la luz del día. Esto es evidente, pero, como la Ley lo Autoriza, “son asesinatos legales”.

USA tiene amplia experiencia en los asesinatos, en cualquier sitio y en cualquier momento. Algunos de ellos son “asesinatos legales, que los llaman ejecuciones”. Los asesinos, en este caso, cumplen órdenes y están protegidos por las leyes. En los demás casos, son condenados con gran dureza e incluso, condenados a muerte, por “haber asesinado a otros”. Hay evidencia clara de que los abortados, no han cometido ningún delito. Es de suponer, que las egregias inteligencias de los legisladores, autorizan estos asesinatos, con una finalidad preventiva, para asegurarse que, por lo menos, los abortados no van a delinquir.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

Ante esta innoble realidad hay multitud de reacciones en contra. Por suerte, en USA, la mayor parte de la población está en contra de esta barbarie, pero no tienen voz unánime para manifestarse. Entre las muchas personas que están reaccionando, hay una que merece la pena escucharla.
La enfermera Jill Stanek trabajó en un Hospital en la sección de abortos provocados. Los casos que cuenta son pesadillas para no dormir. Hubo un hecho que finalmente le hizo abandonar e iniciar la lucha por la defensa de la vida. Un compañero le entregó un niño abortado por haber sido diagnosticado con Síndrome de Down. El niño, como tantos otros, todavía estaba vivo. Lo cogió en sus manos, lo limpió, lo cubrió con un sudario y lo mantuvo en su regazo una hora, hasta que murió. En otros casos vivían durante ocho horas sin atención médica hasta que morían, esa es la Ley. Jill Stanek ha manifestado: ”Y ese fue el evento que cambió mi vida”.

En relación a la ampliación del periodo legal, «up to birth»=»hasta el nacimiento», para los dos supuestos, la Señora Stanek ha preguntado a los Políticos, el pasado mes de Febrero: «¿Cuál es la diferencia entre un bebé que acaba de nacer y un bebé que todavía está en el canal de parto, que será abortado?».

Del mismo modo considera que: “Ausencia de viabilidad fetal y la protección de la vida o la salud de la paciente” son conceptos muy globales en los que cabe todo. ¿Quién decide si es viable o no y la peligrosidad de la salud de la paciente? ¿Era inviable el nacimiento normal y la vida del niño con Síndrome de Down que tuvo en sus manos?
Irónicamente la Ley se llama “Ley de salud reproductiva”, exportada por USA, con carácter global, a todo el mundo. Europa la ha tomado “sin rechistar” y España ha seguido dando palmas.

PUBLICIDAD

La aprobación de esta Ley ha sido un revulsivo en toda la Nación, manifestándose en contra la mayor parte de la población. El propio Gobierno, en estos últimos días, ha tomado una decisión trascendente: Ha eliminado la financiación de las ONGs que promuevan activamente el aborto como Planned Parenthood, Amnistía Internacional y Human Rights Watch.

Ha retirado igualmente la financiación de la OEA por abortista.

Incluyo aquí unos párrafos de las declaraciones del Gobernador de Nueva York, en su lengua original, celebrando este acontecimiento.

New York legislature votes to legalize abortion up to birth, let non-doctors commit abortions.
La legislatura de Nueva York vota para legalizar el aborto hasta el nacimiento, permite que personal no médico realice abortos: «The Reproductive Health Act is a historic victory for New Yorkers and for our progressive values,» Governor Cuomo said. In the face of a federal government intent on rolling back Roe v. Wade and women’s reproductive rights, I promised that we would enact this critical legislation within the first 30 days of the new session – and we got it done. I am directing that New York’s landmarks be lit in pink to celebrate this achievement and shine a bright light forward for the rest of the nation to follow….»

«La Ley de salud reproductiva es una victoria histórica para los neoyorquinos y para nuestros valores progresistas, dijo el Gobernador Cuomo. Ante la intención del gobierno federal de superar a Roe v. Wade y los derechos reproductivos de las mujeres, prometí que promulgaríamos esta legislación crítica dentro de los primeros 30 días de la nueva sesión, y lo hicimos. Lo estoy indicando. Los puntos de referencia de Nueva York se iluminarán de color rosa para celebrar este logro y brillar una luz resplandeciente hacia adelante para que lo siga el resto de la nación «.
Es digno de resaltar igualmente, de forma textual en Inglés, la opinión de los defensores de la vida en relación al aborto “up to birth”. La mayor osadía y desprecio ha sido la elección del lugar. En el “One World Trade Center” se aprueba la Ley que despenaliza el asesinato de los no nacidos o nacidos con vida y abandonados hasta su muerte, peor que a los animales, las antiguas Torres Gemelas de Nueva York.

PUBLICIDAD

“One World Trade Center is a symbol of peace, national solidarity and our opposition to violence against the innocent. The decision to use this building, built on the ground where innocent people died on 9/11, to celebrate the killing of the innocent unborn amounts to a horrific irony”.

“One World Trade Center es un símbolo de paz, solidaridad nacional y nuestra oposición a la violencia contra los inocentes. La decisión de usar este edificio, construido en el suelo donde murieron personas inocentes el 11 de septiembre, para celebrar el asesinato de los inocentes no nacidos equivale a una ironía horrible”.

Lo más lamentable de esta macabra situación, dicen que esto es “progresista”, nada más lejos de la realidad. En el proceso de desarrollo de la Antropología, en los grandes avances de la humanidad, es un “retroceso de siglos. Volvemos al Monte “Taigeto” de Grecia (Ver el libro “La Educación Abierta y la Educación Familiar mirando al futuro”, EAE Berlín 2017). Más todavía, volvemos a los momentos más tristes del Siglo XX, la selección de la raza y los asesinatos de Stalin y de Adolf Hitler. Ahora unos y otros están mucho más unidos que antes, para el mismo fin. El comunismo fascista de estos dos personajes innombrables ha vuelto a renacer.

No estoy atacando al aborto indiscriminado que se ejecuta realmente en el mundo de hoy, desde el punto de vista de una “moralina” fácil. Lo digo desde el rechazo a la masacre de seres humanos indefensos, varios millones cada año, engendrados, no por “un plato de lentejas”, sino por cinco minutos de satisfacción sexual, con menos sentido común que los propios animales. Dos, tres, cuatro y hasta siete abortos en diez años se han contabilizado en algunos casos. En uno de ellos, dispuesta la madre a tener el octavo aborto, pudo ver la radiografía de su hijo. Oyó los sonidos de su corazón y rompió a llorar. No solo no abortó, sino que desde entonces es una de las mejores defensoras del derecho a la vida.

Nunca ha tenido la humanidad tantos medios para prevenir el embarazo, como ahora, sin renunciar a la sexualidad sin límites. Habrá casos especiales, en los que sea necesario plantearse el aborto quirúrgico, con todas las garantías psicológicas, clínicas y sociales, en la primera fase de la gestación, sin esperar a“up to birth”. Hágase así y cerremos el ciclo más bochornoso de la historia. Ninguna guerra es comparable, ni en la crueldad, ni en el número de víctimas, como es la matanza de seres indefensos abortados.

NB: Este artículo está dedicado a Adolfo Suárez Illana.

por Noé de la Cruz.

Licenciado en Pedagogía, Licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid. Especializado en Sociología (Técnicas de Investigación Social y Sociología de la Familia) y Diplomado en Psicología Industrial por la Escuela Superior de Psicología y Psicotecnia de Madrid. Ostentó el cargo de Consejero Titular en el Consejo Nacional de Educación durante 6 años. www.valoresuniversales.com