CON EL DÍA POR DELANTE

Oficialmente disueltos

|

Dos campañas por delante y un reto: el de ser capaces de adivinar la verdad (o lo más parecido a la verdad) entre tanta mentira política como nos van a querer colar.

El BOE confirma que las Cámaras están disueltas en espera de una nueva cita electoral. Españoles, estamos en precampaña. Aunque lo cierto es que, disueltos o no, no notaremos demasiado la diferencia respecto a estos días pasados de mitin electo-institucional con que nos han martirizado los políticos, con Sánchez a la cabeza. Por delante dos campañas electorales -la que comienza ahora finaliza “a las veinticuatro horas del viernes 26 de abril”, 30 días antes de las autonómicas y europeas de mayo, así que imaginen- y un reto: el de ser capaces de adivinar la verdad (o lo más parecido a la verdad) entre tanta mentira política como nos van a querer colar.

Por ejemplo, y empezando por lo más cercano, la mentira institucionalizada del próximo día 8: con el feminismo radical convertido en dogma de fe, todos los políticos (salvo honrosas excepciones como VOX, que ha asegurado que no participará en las fiestas del 8M) repetirán como loros el mensaje que pretende, al peor estilo de la uniformización comunista, meter a todas las mujeres en el mismo saco victimista y odiador de la ‘lucha contra el heteropatriarcado’. Son las mismas que defienden la presencia en las filas moradas de una mujer condenada por participar en el asesinato de un hombre. Su presunto violador según las versiones ofrecidas por Podemos, sí, pero un ser humano al fin y al cabo que debía haber sido llevado ante la Justicia y no asesinado al estilo ‘el Padrino’. Que no cuadra defender a la de morado y criticar el ‘punitivismo de la derecha que defiende la prisión permanente revisable’. No cuadra. Como tantas cosas, por otro lado, del argumentario de la izquierda.