PUBLICIDAD

La subasta

|

He sentido cierta cínica ternura con la ‘exclusiva’ que publica hoy ABC, ‘Así compra votos el PSOE andaluz’, desvelando una trama de intentos de ‘soborno’ a los indecisos con el dinero de todos. Porque comprar el voto con el dinero de todos es una buena definición de cualquier campaña electoral.

La diferencia está en eso que hemos hablado otras veces, en el deprecio por las formas, nada más. Así, tan descarado, queda verdaderamente horrible y escandaloso, pero no es distinto en naturaleza al ‘pensionazo’ de Sánchez a unos días del voto; en realidad, es mil veces más barato.

PUBLICIDAD

Un peligro obvio de la democracia de partidos es que el 0,1% acabe sobornando al 51% con el dinero del 49%, por decirlo de un modo evidentemente inexacto. Cada campaña electoral es eso, una subasta tramposa en la que el político se ofrece a repartir una lluvia de millones entre sus electores con el dinero que previamente les ha sacado a ellos o, preferentemente, al vecino.

Suscríbete a nuestro nuevo canal