X

Luz, más luz

Luz, más luz

En esta noticia se habla de :

Luz, más luz

No es mal momento. No lo es. Es el tiempo de la Gran Aclaración.

El tiempo malo ha sido aquel en el que todo ha avanzado en la sombra y el silencio, la podredumbre sin ruido ni luz. Ahora se ha sajado la herida y vemos el pus. Alabado sea Dios.

He oído y leído a jurisperitos de profesión y vocación diseccionar la ley de amnistía hasta el sopor, sin que su indignación leguleya lograra transmitirse al vulgo oyente. Porque la ley. Aquí dice, y esto se interpreta, y la Constitución señala, según los expertos.

Olvídenlo, ha llegado la gran aclaración. Dejen de lado la ley y su exposición de motivos, porque conocemos los motivos sobradamente y en toda su crudeza: siete votos para amarrarse al Falcon.

Gracias sean dadas por la chulería de Rufián: “No se la juegue, Sánchez”. Rufián es Vinnie llegando a una lavandería de Brooklyn para decirle al dueño: “Tiene usted aquí un negocio muy bonito. ¿Verdad, Luigi, que es bonito? Sería una verdadera lástima que alguien venga a destrozárselo”.

Los Fernández Vara y los Page de este país, cuyo castigo es que en el mundo seguirá habiendo espejos y horas de insomnio, pueden mascullar biensonantes palabras sin sentido, sabiendo que sabemos que mienten por servilismo, pero los separatistas en Madrid lo hacen todo bienaventuradamente descarnado: le estamos vigilando, Sánchez, está usted en nuestras manos.

Bendita claridad, que ha abierto tantos ojos. Que me han dicho que el Rey mira ceñudo, que en Europa van a llamarle al orden, que la policía va a tirar las porras y unirse a la revuelta.

Los anglos tienen una expresión que no hay manera de traducir con igual eficacia al español, y que se ajusta como un guante a esto nuestro: “Once you have seen it, you can’t unsee it”. Cuando se ha visto, no se puede no haber visto, no se puede no seguir viendo. Ya es tarde. Y casi de un plumazo, en unas semanas apenas, la derecha real y no oficial no puede seguir fantaseando con un PSOE bueno, con un PP no cómplice, con una Corona preocupada, con una policía al servicio del pueblo, con una Europa mínimamente interesada en la justicia.

El bulletin

Del ToroTv

Suscríbete y disfruta en primicia de todos nuestros contenidos