X

El Frente Popular vence en la segunda vuelta sin mayoría absoluta, y exige a Macron que le deje gobernar

El Frente Popular vence en la segunda vuelta sin mayoría absoluta, y exige a Macron que le deje gobernar

En esta noticia se habla de :

 

Tras la segunda vuelta en las elecciones legislativas francesas, el pasado domingo, la prevista victoria del partido de Marine Le Pen, Agrupación Nacional (RN), se ha visto truncada. El partido conservador se ha visto relegado a un tercer puesto, debido a la masiva movilización que da la victoria a las izquierdas del Nuevo Frente Popular (NFP), y ante la revitalización del ‘macronismo’, que se queda con el segundo puesto.

El actual Presidente de la República, Emmanuel Macron, Macron deberá escoger si apoya al Nuevo Frente Popular, ya que ninguna formación política ha obtenido la mayoría absoluta. Además, cabe recordar que el NFP no es sino una coalición de partidos del espectro político de izquierdas, y por tanto deberá mantener la compostura y la unión entre sus facciones.

Las demandas de Mélenchon

Gracias a la elevadísima movilización de los votantes de izquierdas, interpelados por la llamada a combatir la «ultraderecha», el NFP alcanzó los 182 escaños, aunque insuficientes para gobernar en solitario. Dentro de la coalición destaca La Francia Insumisa, capitaneada por Jean-Luc Mélenchon. El conocido político francés salía el domingo a plantear sus exigencias a Macron, antes incluso de conocerse los resultados oficiales.

«El presidente de la República tiene el poder, no, el deber, de llamar al Nuevo Frente Popular a gobernar», proclamaba Mélenchon. Con estas palabras, interpelaba directamente a Macron para que nombre al frente del nuevo Gobierno Francés a algún integrante del NFP. Añadía además que «se debe respetar estrictamente la voluntad del pueblo», indicando así que no está dispuesto a negociar puestos con Renacimiento.

La composición del Nuevo Frente Popular

Tras estas elecciones, se vislumbra una reorganización dentro del fragmentado Nuevo Frente Popular. La Francia Insumisa lidera con entre 68 y 74 escaños. Los socialistas han experimentado un impulso, alcanzando entre 63 y 69 escaños propios (cifras no definitivas al momento de escribir este artículo). Según las estimaciones podrían duplicar sus escaños. Esta facción muestra una mayor disposición para acercarse a Macron, y rechazan a Mélenchon como candidato a gobernar. Su secretario general, Olivier Faure, también rechazó una «coalición de opuestos», pero instó a «encontrar un camino».

Se puede apreciar que la izquierda tampoco cuenta con los números suficientes. Aunque los entre 132 y 152 escaños de Agrupación Nacional le impiden asumir el poder, el equilibrio entre los tres bloques deja una Asamblea Nacional dividida. Existe por tanto el peligro de un bloqueo institucional, mientras que la alternativa sería una cohabitación incómoda en una coalición entre el macronismo y el NFP.

El partido de Macron ha superado todo pronóstico. Desafiando las encuestas, su formación ha logrado entre 150 y 170 diputados, superando a Agrupación Nacional. Aunque pierden la débil mayoría que tenían antes de la convocatoria anticipada de elecciones. pueden estar satisfechos por haber superado, con creces, los apenas 70 escaños que les otorgaban algunos sondeos. Se debe añadir también que sus candidatos no se presentaron en más de 200 circunscripciones donde se postulaban candidatos del Nuevo Frente Popular, para no dividir el voto contra Agrupación Nacional.

El bulletin

Del ToroTv

Suscríbete y disfruta en primicia de todos nuestros contenidos