X

Fraude de ley

Fraude de ley

En esta noticia se habla de :

 

 Mujeres por Decreto

La izquierda (sensu lato) se presentó inicialmente como una rebelión contra el sistema, contra las estructuras políticas, pero hoy ya podemos ver sin velos contra lo que siempre se ha rebelado verdaderamente: contra la realidad.

La izquierda ha desechado casi sin sentirlo el elaborado esquema económico de años de pensamiento marxista como si fuera un vestido de la pasada temporada, y no ha sufrido mucho en el cambio porque, realmente, no era eso. Era, y es, el triunfo de la voluntad en el sentido más literal, en el de legislar sobre la naturaleza de modo que la ley de la gravedad, por así decir, no escape a las reformas de cualquier otra ley.

Puede parecer raro, pero es comprobable, que la izquierda no se ha colado en nuestro inconsciente común, no la hemos aceptado como la postura decente por defecto, a fuerza de plumbeos mamotretos de la Escuela de Francfort, sino gracias a Disney y sus análogos, impecablemente capitalistas.

Nadie se atrevería a presentarlo con esta vergonzante crudeza, pero lo cierto es que la izquierda es el convencimiento de que si uno desea algo bajo un estrella fugaz, si lo desea fuerte, tiene que cumplirse, y el que no se cumpla nunca no es culpa de que sea imposible, sino de algún monstruo fabuloso de su bestiario: el patriarcado, no sé, o el fascismo de los mercados.

El goteo de varones que se han apuntado a eso de hacerse mujer por decreto sin dar el perfil que sueña la izquierda y que están de peregrinaje por las televisiones está dando tardes de gloria a la disonancia cognitiva. Después de años de decirnos que no hay un solo rasgo objetivo que pueda revelarnos si alguien es varón o hembra, y de elaborar una ley sobre este supuesto, se tiran de los pelos para hablar de fraude de ley sin poder volverse atrás en ninguna de sus falacias. Saben, como sabemos todos, que ese tipo no es una mujer, pero no pueden decir en alto por qué lo saben.

Es gracioso de ver, como lo es un intercambio tuitero al que asistí el otro día, en el que una feminista de género acusaba a estos inesperados transexuales de fraude de ley porque solo querían aprovechar los beneficios de ser mujer, para añadir inmediatamente que la mujer no solo carece de beneficios, sino que todos están del lado del patriarcado opresor.

Están destruyendo la civilización hasta las raíces, sí, pero dan espectáculo.

El bulletin

Del ToroTv

Suscríbete y disfruta en primicia de todos nuestros contenidos