X

Editorial. Un fugitivo en Moncloa: El gobierno huye de la Constitución en dirección a Waterloo

Editorial. Un fugitivo en Moncloa. El gobierno huye de la Constitución en dirección a Waterloo
 

Sánchez rinde la soberanía nacional y negocia la impunidad  de Puigdemont y de toda su corte

La Historia de España está plagada de traiciones, de deslealtades, de torpezas, hechos gravísimos todos, pero nunca antes en la Historia de nuestro país un presidente del gobierno había rendido ante un prófugo de la Justicia, un enemigo declarado de la existencia misma de España, la soberanía nacional.

Solo las abdicaciones de Bayona son de tal gravedad y admiten alguna comparación, con la diferencia de que ni Fernando VII ni Carlos IV pretendieron la desintegración nacional, ni Napoleón Bonaparte ni Pepe Botella quisieron cosa distinta que la dominación de un reino gobernado por monarcas decadentes e idiotas y políticos sin escrúpulos como Godoy. Pedro Sánchez Castejón es una mezcla de la ambición desmesurada de Godoy y la felonía de Fernando VII.

Las conversaciones de Bruselas entre Yolanda Díaz y Carlos Puigdemont no solo son abiertamente anticonstitucionales, por su contenido, por su formato, por su secuestro de la soberanía nacional, por su grosera irregularidad desde todo punto de vista, sino que suponen además la liquidación del muy maltrecho Estado de Derecho. O del Estado, sin más.

La Vicepresidente del Gobierno ha viajado a Bruselas para negociar con un prófugo perseguido por el Tribunal Supremo no ya su indulto sino su impunidad. Conceder una amnistía es convertir a todos los que aspiran a la disolución de la nación española en personas impunes. Es curioso, los mismos que protestan y pontifican contra la impunidad del rey en la Constitución, los mismos, justifican ahora con tristes argumentos la impunidad de los que intentan la desintegración del país.

No solo se negocia la impunidad de los enemigos declarados de España, sino la posibilidad cierta de trocearla, de desintegrarla, de disolverla, sin que a los gerifaltes del PSOE parezcan preocuparles o importarles las consecuencias que pueda tener un hecho de tal dramatismo histórico, político, social y económico. A la falta de escrúpulos de suma la frivolidad sin medida de este gobierno y de ese partido.

Yolanda Díaz ha acudido a Bruselas a rendir el gobierno de España, sus Instituciones, su Constitución, ante el autor de un ridículo golpe de estado que tuvo que huir -dicen- en el maletero de un automóvil.

En el fondo, poco importa ya que Pedro Sánchez llegue a un pacto imposible con Puigdemont o no. Poco importa que pacte o que no pacte su investidura. Si Sánchez llega a gobernar con éstos, durará un telediario. Lo significativo, lo grave de todo esto es que la única España democrática posible ha sido traicionada por el PSOE, que ha salido huyendo de la Constitución, como un prófugo más, en dirección a Bruselas.

Es tan grave lo que estamos padeciendo que a España ya solo la salva un milagro (quizás en forma de rey, aunque no parece).

El bulletin

Del ToroTv

Suscríbete y disfruta en primicia de todos nuestros contenidos