X

Los europeos rechazan las exigencias del climatismo político. Por Oliver JJ Lane

En esta noticia se habla de :

 

Los europeos rechazan abrumadoramente la idea de tener menos hijos y renunciar a la carne en favor de una agenda verde

Por Oliver JJ Lane (*) Breitbart,

El público rechaza abrumadoramente la idea de tener menos hijos y renunciar a la carne en favor de una agenda verde, según una encuesta.

Los políticos se han dotado de toda una agenda para transformar la sociedad mediante políticas verdes, pero los estudios sugieren que el apoyo público a dicha agenda es meramente conceptual y que el entusiasmo se desvanece cuando las políticas verdes implican un cambio fundamental en el estilo de vida.

Hay un abismo importante entre el deseo de volver a lo que podría considerarse un estilo de vida tradicional si es beneficioso para el medio ambiente -comer sólo fruta y verdura de temporada, renunciar a los plásticos de un solo uso, etc.- y un cambio civilizatorio radical como la necesidad de cambiar nuestra forma de vivir, no tener hijos y renunciar a comer carne, según un estudio.

Publicada por The Guardian, una encuesta realizada a 9.000 personas en países europeos (Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, España, Suecia y Dinamarca) revela que la gente está dispuesta a hacer más para vivir en un buen entorno, pero rechaza mayoritariamente las posturas extremistas de los ecologistas.

En general, existe un apoyo casi universal a las iniciativas a largo plazo y de bajo impacto, como la plantación de árboles, o a las ayudas públicas que mejorarían claramente la vida de las personas, como las subvenciones para el aislamiento de las viviendas.

Por el contrario, las medidas punitivas como la prohibición de circular en coche y los impuestos nuevos o más altos son muy impopulares.

Los europeos también parecen dispuestos a renunciar al plástico e incluso están a favor de que el gobierno tome medidas enérgicas contra el exceso de envases de plástico.

Según el informe, el 56% de los británicos estaría encantado de no volver a comprar artículos de plástico de un solo uso y el 75% apoyaría una prohibición.

Curiosamente, según los datos publicados por el periódico, Alemania -que actualmente está dirigida por un gobierno de coalición que da mucho poder al Partido Verde, que ya ha dado pasos políticos radicales para cambiar el país- es el país que menos apoya las medidas medioambientales.

Con algunas excepciones, el Reino Unido se encuentra entre los países más partidarios.

Sin embargo, las encuestas muestran claramente que en algunas zonas los ciudadanos no están nada contentos con algunos de los proyectos que los extremistas Verdes afirman que son necesarios para cambiar el clima.

El grupo más sistemáticamente negativo es el de quienes no están de acuerdo con la afirmación «Tenga menos hijos de los que le gustaría». El apoyo a esta recomendación ronda el diez por ciento.

La eliminación total de la carne y los productos lácteos es sólo ligeramente más popular, con un apoyo del orden del diez por ciento en los países europeos.

Reducir el consumo de carne, en lugar de excluirlo por completo, sigue siendo impopular, aunque algo menos.

Con un optimismo que roza el distanciamiento de la realidad, el diario de izquierdas The Guardian calificó de «apoyo bastante fuerte» el 28% de alemanes que dicen que les gusta la idea de limitar el consumo de carne y lácteos a dos o tres comidas por semana.

Increíblemente, casi una cuarta parte de los británicos encuestados dijeron que apoyarían la medida extraordinariamente draconiana del gobierno de imponer legalmente límites al consumo de carne.

También son muy impopulares el abandono de los coches de combustión y el aumento de los impuestos sobre el transporte.

El aumento del número de viajes en transporte público es más heterogéneo, y las opiniones parecen depender más de la popularidad del transporte público en un país determinado.

Por ejemplo, el Reino Unido, que tiene uno de los niveles de uso del transporte público más bajos de Europa, es uno de los países más contrarios a la prohibición del coche.

Las conclusiones de la encuesta, según las cuales a la gente le preocupa en general lo que ha oído sobre el cambio climático, pero no cree que la civilización humana tenga que cambiar radicalmente hasta el punto de renunciar voluntariamente a tener hijos, no deberían ser una gran sorpresa, y se hacen eco de investigaciones anteriores.

Por ejemplo, una encuesta de 2009 reveló que «la gente quiere salvar el planeta pero no está dispuesta a hacer cambios radicales en su estilo de vida, como renunciar a viajar en avión o a la carne roja».

Otra encuesta del Guardian sobre el clima, realizada en 2021, concluyó que «los europeos están preocupados por el cambio climático:

«Los europeos están alarmados por la crisis climática, pero la mayoría cree que ya está haciendo más por preservar el planeta que nadie, incluido su Gobierno, y pocos están dispuestos a hacer cambios radicales en su estilo de vida».

Esto es especialmente relevante dada la colosal moda del carbón en algunas partes del mundo, que compensa con creces el ahorro realizado en los países occidentales, a menudo con un gran coste para ellos.

China, por ejemplo, ha aprobado más de 20 gigavatios de nuevas centrales eléctricas de carbón sólo en los tres primeros meses de 2023, el doble que el año anterior.

(*) Artículo originalmente publicado en inglés por Por Oliver JJ Lane en la web Breitbart

El bulletin

Del ToroTv

Suscríbete y disfruta en primicia de todos nuestros contenidos