SALIDA DE LA UE

La UE y Londres mantienen contactos ‘difíciles’ para desbloquear el Brexit

|

Los negociadores de la Unión Europea y Reino Unido mantienen conversaciones «difíciles» para tratar de desbloquear el acuerdo que fija las condiciones del Brexit, pero por el momento no se ha identificado ninguna fórmula que solucione las divergencias.

Los negociadores jefes de la UE, Michel Barnier, y de Londres, el ministro para el Brexit, Stephen Barclay, y el Fiscal General británico, Geoffrey Cox, se reunieron a última hora del martes, pero el encuentro no se tradujo en resultados concretos.

«Las conversaciones de ayer aún habiéndose desarrollado en una atmósfera constructiva, fueron discusiones difíciles y no se han identificado soluciones coherentes con el Tratado de Retirada», ha informado el portavoz jefe de la Comisión Europea, Margaritis Schinas.

El acuerdo de divorcio y la salvaguarda que incluye para proteger la frontera invisible en el Úlster son «innegociables», ha recalcado el portavoz, a apenas tres semanas de que se produzca la salida automática de Reino Unido, el 29 de marzo, incluso aunque no haya acuerdo.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

El Gobierno británico ha confirmado la versión del encuentro ofrecida por Bruselas. «Por lo que sé, las conversaciones fueron difíciles y hubo un fuerte intercambio de puntos de vista, sin embargo las conversaciones continúan», ha subrayado un portavoz de la primera ministra, Theresa May.

«La UE sigue diciendo que quiere que esto sea resuelto y que quiere que Reino Unido se marche con un acuerdo. El Parlamento ha dejado claro que para que esto ocurra necesitamos cambios legalmente vinculantes que significan que Reino Unido no puede verse atrapado en el ‘backstop’ de forma indefinida y eso es lo que seguiremos buscando», ha señalado el portavoz, según Reuters, en referencia a la medida de salvaguarda para evitar la vuelta a una frontera ‘dura’ entre el Úlster e Irlanda.

May y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, acordaron a medidos de mes que los equipos negociadores intensificaran los contactos para buscar fórmulas con las que salvar las reservas en el Parlamento británico a la salvaguarda irlandesa.

Los diputados díscolos reclaman garantías de que esta salvaguarda estará limitada en el tiempo y que podría ser revocada de manera unilateral, dos exigencias que para la Unión Europea son inaceptables.

Barnier, sin embargo, se ha mostrado dispuesto a explorar cambios o añadidos a la declaración política sobre el futuro de las relaciones que pactaron Londres y Bruselas, con el aval de los 27, si bien mantiene el firme rechazo del bloque a cualquier modificación que afecte al Tratado de Retirada, jurídicamente vinculante.