FIRMADO POR EEUU Y LA URSS

Putin firma el decreto para la suspensión del Tratado INF por parte de Rusia

|

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha firmado este lunes el decreto para la suspensión del Tratado de control de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF) por parte de Moscú, según ha confirmado el Kremlin.

«El presidente de Rusia firmó el decreto sobre la suspensión por la Federación Rusa de la aplicación del Tratado entre la URSS y Estados Unidos sobre misiles de alcance medio y más corto», ha dicho, tal y como ha recogido la agencia rusa de noticias Sputnik.

El Kremlin ha resaltado que el decreto ha entrado en vigor de forma inmediata y ha agregado que Moscú suspende de esta forma la aplicación del acuerdo «hasta que Estados Unidos elimine las violaciones de sus obligaciones en virtud del pacto o hasta que termine su validez».

La decisión ha llegado cerca de un mes después de que el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara la suspensión de sus obligaciones con el tratado y el inicio de un proceso de retirada del pacto que se completará en seis meses y del que solo se retractará si percibe que Moscú vuelve a cumplir con los términos del acuerdo.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

«Rusia lleva violando el tratado desde hace mucho tiempo y con impunidad al desarrollar en secreto un sistema de misiles prohibido que supone una amenaza directa a nuestros aliados y a las tropas en el extranjero», denunció Trump.

Pese a ello, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, pidió la semana pasada a los gobiernos de Rusia y Estados Unidos que preserven el tratado y solicitó además que prorroguen el Tratado Nuevo START –firmado en 2010– antes de que expire en 2021.

Así, sostuvo que el fin del INF provocaría que el mundo se convirtiera en un lugar más inseguro e inestable. «Simplemente, no podemos permitirnos volver a una competición nuclear sin ataduras como en los días más oscuros de la Guerra Fría», dijo.

«Pido a las partes del Tratado INF que usen el tiempo que queden para participar en un diálogo sincero sobre los asuntos que han sido planteados. Es muy importante que este tratado sea preservado», sostuvo.

En este sentido, recalcó que el Tratado Nuevo START es el único instrumento legal internacional que limita el tamaño de los dos arsenales nucleares más grandes del mundo y agregó que sus cláusulas de inspección benefician a la totalidad del mundo.

«Pido a Rusia y Estados Unidos que usen el tiempo facilitado para una extensión del tratado para considerar nuevas reducciones de sus arsenales nucleares estratégicos. Sueño con el día en el que estos acuerdos bilaterales se conviertan en multilaterales», zanjó.

El INF, suscrito en 1987, ayuda a proteger la seguridad de Estados Unidos y a sus aliados en Europa y Asia. Prohíbe que Estados Unidos y Rusia posean, produzcan o prueben misiles de crucero lanzados desde tierra con un alcance de 450 a 5.600 kilómetros.

Rusia ya había exhibido sus dudas sobre seguir o no en el acuerdo, dada la proximidad de la defensa de la OTAN a sus fronteras, que interpreta como una amenaza. La retirada marca una brusca ruptura en la política de control armamentístico de Estados Unidos y se enfrenta a la oposición de sectores moderados dentro del Departamento de Estado y del Pentágono.